México, EFE. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó este lunes su "más enérgico rechazo" a cualquier debilitamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y a la relatoría dedicada a temas de prensa de la Organización de Estados Americanos (OEA) que pudieran decidir los gobiernos del continente.

"La SIP hace saber su fuerte preocupación y el más enérgico rechazo a cualquier intento de debilitamiento de la CIDH y de la Relatoría para la Libertad de Expresión de la OEA que pueda producirse en la reunión de cancilleres" del próximo 22 de marzo en Washington, señalan las conclusiones de la reunión semestral de la SIP celebrada en la ciudad mexicana de Puebla.

"La libertad de prensa en las Américas sigue 'hackeada' por gobiernos autoritarios e intolerantes" y por una "violencia sin límites", contrarias ambas al periodismo crítico, apuntan.

En relación con el primer asunto, la SIP denunció que hay "un mismo modus operandi de prácticas antidemocráticas en el hemisferio occidental" que se ha desarrollado "especialmente en Argentina, Ecuador, Venezuela, Bolivia, Cuba, Honduras, Nicaragua, Panamá y Guatemala".

Esto se debe a "inmensos aparatos de propaganda estatales y privados con el único fin de difamar y atacar a periodistas, responsables de medios de comunicación, empresarios y políticos que no comulgan con el pensamiento oficial", afirmó.

En el ámbito legislativo, la SIP denunció que han sido aprobadas o están en vías de hacerlo, leyes que "dificultarán el trabajo de la prensa crítica y que se inmiscuirán en los contenidos periodísticos" en "Ecuador, Chile, Honduras y Costa Rica".

La organización sostuvo, además, que la publicidad oficial, "que crece sin disimulo y asciende a sumas millonarias, sigue siendo utilizada como método de discriminación en contra de los medios no adictos en esos países".

"Se acusa a los medios de prensa de desestabilizar y hacer oposición por el solo hecho de hacer su trabajo, que consiste en informar y opinar. Se dilatan o no se sancionan leyes que favorezcan el acceso a la información pública", añadió.

En el ámbito legislativo, la SIP denunció que han sido aprobadas o están en vías de hacerlo, leyes que "dificultarán el trabajo de la prensa crítica y que se inmiscuirán en los contenidos periodísticos" en "Ecuador, Chile, Honduras y Costa Rica".

"Con estas herramientas legales, como ya se probó en Argentina y Venezuela, se busca multiplicar el espacio de los medios dependientes del Estado y reducir el número de voces independientes", advierte el documento final.

La organización recordó que la Carta Democrática Interamericana (CDI) aprobada el 11 septiembre 2001 señala que "son elementos esenciales de la democracia representativa el respeto a los DD.HH. y libertades fundamentales, la libertad de expresión y de prensa", entre otros asunto