La mayoría de los países de América y del mundo reaccionaron este viernes condenando el atentado contra civiles que de nuevo enluta al pueblo francés y deja hasta ahora al menos 84 muertos y un centenar de heridos en Niza, justo cuando la población celebraba el Día Nacional de Francia.

Mientras la gente observaba los fuegos artificiales de la Fiesta Nacional gala, un camión cargado con armas arremetió contra la multitud, según las autoridades francesas que posteriormente hallaron los documentos de identidad de un ciudadano franco-tunecino en el interior del camión con el que se perpetró la masacre.

"Noticias muy tristes desde Francia"

La cumbre Asia-Europa (ADEM) arrancó en Ulan Bator con un minuto de silencio en honor a las víctimas del atentado en Niza. “Es un día triste para Francia, Europa y para todos nosotros aquí en Mongolia", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a la prensa.

El presidente anfitrión, Tsakhia Elbegdorj, dijo en la inauguración del encuentro de dos días que había "noticias muy tristes desde Francia". El mandatario pidió a los 34 jefes de Estado y de Gobierno presentes, así como a los demás representantes de los 51 países de Europa y Asia, que hicieran un minuto de silencio en honor a las víctimas.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó duramente el atentado. "Estamos en solidaridad y cooperación junto a Francia, nuestro aliado más antiguo", dijo el mandatario a través de un comunicado de la Casa Blanca.