El escrutinio final de las elecciones alemanas confirmó este lunes la victoria del bloque conservador liderado por la canciller, Angela Merkel, y el estreno del ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) en el Parlamento como tercera fuerza política del país.

Según los datos difundidos por la Oficina electoral federal, todavía provisionales, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel y su aliada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) obtuvieron un 33% de los votos, 8,5 puntos menos que hace cuatro años, y su segundo peor resultado tras el 31% de 1949.

El Partido Socialdemócrata (SPD), liderado por Martin Schulz, obtuvo el segundo lugar con el 20,5%, más de cinco puntos por debajo de las anteriores generales y el peor resultado de la historia de la formación.

En cuanto a la AfD, gracias al 12,6% de apoyo obtenido en las urnas, Alemania tendrá un partido populista de derecha en el Parlamento por primera vez en más de medio siglo.

"Hemos logrado nuestro objetivo. Somos la primera fuerza política y tenemos el cometido de formar Gobierno. Ningún partido puede gobernar sin nosotros", afirmó Merkel con semblante serio a pesar de los vítores de "Angie, Angie" de sus seguidores en la sede del partido en Berlín, consciente de que los conservadores no habían sufrido un castigo tan fuerte en las urnas desde 1949.

* Con información de Télam y DW.