Montevideo. Luis Lacalle Pou, líder del Partido Nacional (PN), principal fuerza opositora de Uruguay, consideró este miércoles que es "una vergüenza" el silencio del gobierno uruguayo ante la situación en Venezuela tras la detención del alcalde de Caracas, el opositor Antonio Ledezma.

"Algunas defensas que se esgrimen para no ser categóricos con Venezuela dicen que hay una legitimidad de origen, que es cierto. Pero la democracia hay que sustentarla diariamente y es notorio que hay una violación enorme de los derechos humanos", dijo Lacalle Pou, quien fue candidato presidencial en las elecciones de noviembre, a Radio Sarandí.

A su juicio, en Venezuela se está "violentando" la libertad privada y de expresión, un hecho "agravado con muertes de gente inocente que estaba protestado civilizadamente".

El pasado jueves, el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, fue detenido por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), acusado de conspiración y asociación para delinquir, tras ser señalado como uno de los autores intelectuales de un supuesto intento de golpe de Estado denunciado recientemente por el presidente del país, Nicolás Maduro.

Si bien el gobernante bloque de izquierdas uruguayo Frente Amplio (FA) rechazó el pasado lunes "los intentos de desestabilización" y "la injerencia externa" en Venezuela, el gobierno del presidente José Mujica no se ha pronunciado al respecto.

"Yo no soy quien, ni debo catalogar lo que piensa el FA, porque es un partido autónomo y puede decidir lo que sea. Ahora, cuando el gobierno toma una decisión no la toma en nombre del FA, debería tomarlo como nación, como Estado que nos involucra a todos", explicó Lacalle Pou.

En su opinión, el Ejecutivo debería tratar de involucrar a la "mayor cantidad de la sociedad" y ser "contundente" con lo que está pasando en Venezuela en todos los organismos internacionales y estrados en los que "de alguna manera" Uruguay comparte lugar con Venezuela, como el Mercosur, la Unasur o la OEA.

"El silencio para mí es otorgar que no hay ningún proceso extraño. El silencio es una vergüenza, porque se mide con distinta vara lo que pasa según la cercanía y la filiación política, ideológica y amistades personales", manifestó Lacalle Pou, recientemente nombrado senador.

El presidente venezolano será uno de los mandatarios internacionales que acudirán el próximo domingo a la toma de posesión de Tabaré Vázquez, también del FA, como nuevo gobernante de Uruguay.

"Encontrarme con Maduro en la asunción no es un momento que yo tilde de agradable ni que yo quiera tener. No respeto a aquellos que en el uso y abuso de la autoridad atentan contra su pueblo", expresó.

Aunque el líder de la oposición creería conveniente realizar "una manifestación pacífica" frente a Maduro, rechazó posteriormente llevarla a cabo para que ese día no quede empañado por asuntos de esta índole.

"Lo que me nace, y estoy hablando en primera persona, es tener alguna manifestación ante la presencia de este señor pero al mismo tiempo yo tengo el deber de cuidar las instituciones y la democracia en mi país y no creo que ese día haya que empañarlo en ese sentido. Hay como sentimientos encontrados".

Otros miembros del PN, así como del Partido Colorado (PC), segunda fuerza opositora del país, criticaron en los últimos días la falta de pronunciamiento del Ejecutivo de Mujica y el respaldo del FA al gobierno de Maduro.

Por su parte, el vicepresidente electo de Uruguay, Raúl Sendic, señaló el pasado lunes que no cree que el nuevo Gobierno vaya a tomar una postura ante la detención de Ledezma.

"Por ahora no lo hemos analizado (...) No creo que tomemos una posición sobre eso", afirmó Sendic.