París. La ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, cuestionó el domingo la veracidad y los argumentos del llamado de un fiscal público para iniciar una investigación sobre su rol en un acuerdo judicial, y dijo que algunos aspectos de su recomendación eran falsos.

Lagarde, favorita para convertirse en la nueva jefa del FMI, dijo que aún no había sido informada directamente sobre el pedido de indagación acerca de una acusación de políticos del Partido Socialista de que abusó de su autoridad en 2008 cuando concedió un pago de 285 millones de euros al empresario Bernard Tapie, amigo del presidente Nicolás Sarkozy.

En declaraciones a la radio Europe 1, Lagarde dijo que la recomendación del fiscal Jean-Louis Nadal era "de hecho, en ciertos aspectos falsa, y extrañamente construida a nivel jurídico".

Las acusaciones podrían afectar las oportunidades de Lagarde para ocupar el máximo puesto del Fondo Monetario Internacional. Tiene previsto viajar a Brasil más tarde el domingo como parte de su campaña para obtener apoyo de las naciones emergentes en su candidatura.

Previamente, dijo que su consciencia estaba tranquila en el caso de Tapie.

Tapie es un ex ministro gubernamental de izquierda que se cambió de bando para apoyar a Sarkozy en la campaña presidencial del 2007.

Posteriormente demandó al Gobierno, alegando que el ex banco estatal Credit Lyonnais lo defraudó con la venta de su participación en la empresa deportiva Adidas en 1993. Denunció que el banco lo defraudó porque el precio final de venta fue más alto de lo que se le llevó a creer.

Inicialmente, una corte francesa falló en contra de Tapie en el 2006, pero el caso seguía abierto cuando Sarkozy llegó a la presidencia en el 2007.

Cerrando la antigua disputa, Lagarde aceptó retirar los procedimientos judiciales y enviar el caso a un panel de arbitraje de tres miembros, desestimando a algunas voces en su ministerio que le indicaron que el asunto debía seguir en la corte.

Lagarde dijo a Europe 1 que el fiscal había cometido un error al declarar que ella había decidido abrir un proceso de arbitraje en mayo de 2007, puesto que en ese momento se desempeñaba como ministra de Agricultura y no de Economía.

"Cuando comenzamos con hechos tan imprecisos como este, eso me preocupa un poco", dijo la ministra.

Jueces franceses tienen previsto decidir el 10 de junio si lanzar o no una investigación formal sobre el rol de Lagarde, una determinación que coincidirá con el plazo para que los países presenten candidaturas a la jefatura del FMI.