Seul. Las dos Coreas sostuvieron este martes sus primeros diálogos desde un ataque mortal contra una isla surcoreana el año pasado, en medio de señales de un alivio de las tensiones mientras crece el impulso para la reanudación de negociaciones de ayuda a cambio de desarme.

Esas charlas militares preliminares despejan uno de los obstáculos para una posible reanudación de negociaciones a seis bandas orientadas a poner fin al programa de armas nucleares norcoreano, suspendidas hace más de dos años cuando Corea del Norte se retiró de ellas.

Pero analistas continúan escépticos sobre los motivos de Pyongyang para reiniciar las negociaciones nucleares puesto que el país ha renegado de promesas anteriores y en lugar de eso ha usado los fondos de naciones donantes para desarrollar su programa nuclear.

Luego de desembolsar miles de millones de dólares a su empobrecido vecino en las últimas dos décadas, Seúl ahora insiste en que sólo enviará ayuda una vez que Corea del Norte desmantele completamente su programa atómico.

"Cuando ellos (Corea del Norte) necesitan algo, lo que usualmente significa dinero, lo primero que hacen es subir la tensión, luego pasan a la ofensiva de encanto y comienzan discusiones con el objetivo de obtener algo", explicó Andrei Lankov, un experto en Corea del Norte en la universidad Kookmin de Seúl.

"Si no obtienen lo que necesitan, vuelven a pasar al modo confrontacional", agregó.

Bajo la presión de Estados Unidos y China -los principales aliados del Sur y del Norte, respectivamente- los dos vecinos han bajado el tono de su retórica combativa y acordaron sentarse a conversar.

El coronel norcoreano Ri Son-kwon dio una palmada en el hombro al coronel surcoreano Moon Sang-gyun y ambos se estrecharon la mano antes de comenzar el diálogo en la localidad fronteriza de Panmunjom.

Ambos oficiales se han reunido varias veces en el transcurso de los años.

El encuentro es el primero entre las naciones rivales desde noviembre, cuando Corea del Norte bombardeó la isla de Yeonpyeong en aguas disputadas frente a la costa oeste de la península, dando muerte a cuatro personas.

Las discusiones aún continuaban ocho horas después de su inicio, dijo un funcionario del Ministerio de Defensa en Seúl quien agregó que las conversaciones concluirían el martes.

Corea del Sur está solicitando información sobre el ataque del año pasado contra la isla Yeonpyeong, así como el torpedeo de uno de sus barcos de guerra en marzo pasado, explicó.

Pyongyang negó haber lanzado torpedos a la embarcación y dijo que Seúl provocó el ataque de la isla de Yeonpyeong por haber disparado fuego de artillería a sus aguas durante unos ejercicios militares.

Pekín y Washington establecieron que el diálogo es un requisito necesario para reanudar las conversaciones a seis bandas.

Corea del Norte ha dicho que quiere regresar a estas negociaciones, pero Seúl y Washington han cuestionado su sinceridad respecto a la desnuclearización, exhibiendo como prueba las revelaciones en noviembre pasado sobre un programa de enriquecimiento de uranio.

Pyongyang dice que el programa de uranio, que abre potencialmente una segunda ruta para fabricar una bomba atómica junto con su programa de plutonio, es para propósitos de generación pacífica de energía.