El alto el fuego unilateral declarado por los rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al comienzo de las conversaciones de paz con el Gobierno colombiano hace dos meses terminó este domingo, después de que el Ejecutivo rechazara sumarse a la tregua, dijo el grupo insurgente.

"Con dolor en mi corazón, tengo que admitir que volvemos a la fase de guerra que nadie en este país quiere", dijo el negociador jefe Iván Márquez a los periodistas antes de entrar en la última sesión de las negociaciones, destinadas a poner fin al sangriento y largo conflicto en el país sudamericano.