Morelia (México). El Ejército y la Policía Federal de México asumirán el control total de diversas áreas del suroccidental estado de Michoacán en sustitución de la Fuerza Rural, corporación creada para legalizar a los grupos civiles de autodefensa, informó hoy una fuente oficial.

El comisionado federal para Michoacán, Alfredo Castillo, indicó que por instrucciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, las fuerzas federales asumirán el control total de la seguridad en el municipio de Apatzingán, principal bastión del cártel de los Caballeros Templarios.

También lo harán en la comunidad de La Ruana del municipio de Buenavista Tomatlán, y en el poblado de La Mira, municipio costero de Lázaro Cárdenas.

Argumentó que "hay grupos de interés disfrazados de autodefensas que pelean por el control de Apatzingán, y otros grupos que se disputan además del liderazgo de su región para intentar establecer laboratorios de estupefacientes en la región de La Ruana, o en el control del manejo de minerales en La Mira".

Castillo señaló que de las más de 20 comunidades donde se ha instrumentado la Fuerza Rural, son estos tres puntos donde sus integrantes o los exmiembros de las autodefensas "no comprendieron la importancia de respetar las instituciones y propiciar un ambiente de calma y tranquilidad social".

"Por tanto, reitero que ni en estos puntos ni en ninguna otra parte del estado podrá estar ninguna persona armada, ya que será detenida y puesta a disposición de las autoridades competentes", advirtió.

El anuncio de Castillo sigue a una solicitud de apoyo federal hecha la víspera por el gobernador de Michoacán, Salvador Jara, quien recordó el enfrentamiento que protagonizaron grupos civiles el 16 de diciembre en La Ruana.

En esa fecha, más de 80 civiles encabezados por Luis Antonio Torres "el Americano" atacaron una barricada de los seguidores de Hipólito Mora, quien en febrero de 2013 tomó las armas para hacer frente a los Caballeros Templarios. Esa acción de Mora provocó que civiles de al menos 20 de los 113 municipios de Michoacán crearan sus propios grupos de autodefensa para enfrentar a los criminales.

En el enfrentamiento de La Ruana murieron seis seguidores de Torres y cinco de Mora, incluyendo a su hijo Manuel.

El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto intervino en Michoacán en enero pasado con miles de tropas y agentes federales para restaurar la legalidad en el estado ante la proliferación de las autodefensas y las actividades de los Templarios.

El 10 de mayo de 2014, Castillo anunció la legalización de las autodefensas mediante su incorporación en la Fuerza Rural, una corporación policial creada con ese propósito.

Durante su anuncio de este martes en Morelia, capital de Michoacán, Castillo indicó que Mora y Torres y 55 de sus seguidores tienen hasta el 26 de diciembre para presentarse ante un juez local para declarar en relación con el enfrentamiento de La Ruana.

De no presentarse voluntariamente, advirtió, serán detenidos por las fuerzas federales.

Por otro lado, dijo que la toma de la alcaldía de Apatzingán no afecta a terceros, por lo que de mantenerse de forma pacífica podrá continuar.

Civiles ocuparon desde ayer el palacio municipal y colocaron letreros en los que exigen la captura de diversos delincuentes, entre ellos Servando Gómez "la Tuta", líder de los Templarios.

La agencia Efe constató en el lugar que la toma de la alcaldía es encabezada por un individuo llamado Nicolás Sierra Santana, líder del grupo los Viagras, supuestamente formado por exsicarios de los Templarios y del cártel que los precedió, la Familia Michoacana.

En entrevista con Efe Sierra dijo que van a liberar la alcaldía cuando Peña Nieto envíe a un interlocutor válido pues no confían en Castillo. Asimismo, dijo estar a disposición de quien lo quiera investigar.

Por otra parte, Efe entrevistó en la localidad de Uspero, en el municipio de Parácuaro, a Aurelio Gómez Barocio, líder del grupo de autodefensa local, quien acusó a los Viagras de la persistente delincuencia en Michoacán.

Si no desarticula a los Viagras, "se le va a hacer un desmadre (caos) al Gobierno", advirtió.