Amán. Ocho tanques y dos vehículos blindados se desplegaron este lunes por el centro de la asediada ciudad siria de Deraa, dijo un testigo, mientras en Damasco las fuerzas de seguridad y hombres armados leales al presidente Bashar el Asad irrumpían en el barrio de Duma, disparando contra civiles y arrestando a algunos residentes, dijeron defensores de los derechos humanos.

El testigo en Deraa dijo que francotiradores situados en edificios gubernamentales y fuerzas de seguridad con uniformes militares habían estado disparando al azar contra viviendas después de la llegada de los tanques, poco después de las oraciones de la mañana.

"La gente se está escondiendo en casas. Pude ver dos cadáveres cerca de la mezquita y nadie podía salir y recuperarlos", dijo el testigo.

En Damasco, un defensor de los derechos humanos dijo a Reuters que todas las comunicaciones con Duma habían sido cortadas, pero un activista había conseguido escapar del barrio después de que comenzara el ataque antes del amanecer e informara de la situación.

"Hay personas heridas. Decenas han sido arrestados. La seguridad está repitiendo el mismo patrón en todos los focos de levantamiento democrático. Quieren sofocar la revolución usando la máxima brutalidad", dijo a Reuters.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo el lunes que desde el domingo habían muerto al menos 13 civiles a manos de fuerzas de seguridad sirias en la ciudad costera de Jabla.