Quito. El ministro de Educación, Augusto Espinosa, anunció este lunes que todas las instituciones educativas del país tanto fiscales, fiscomisionales, particulares y municipales contarán con un plan de seguridad escolar en 2016, mismo  que abordará los riesgos de forma integral para enfrentar con éxito cualquier tipo de evento adverso que atente contra la integridad del estudiante.

En su habitual charla con los medios de comunicación, Espinosa destacó que la seguridad escolar contempla la protección de la comunidad educativa (estudiantes, docentes, directivos y padres de familia), así como de los bienes e instalaciones y la formación en prevención y respuesta ante emergencias.

El ministro dijo que hasta el momento se ha dado mayor énfasis al programa de reducción de riesgos por desastres naturales; sin embargo también se ha trabajado en protocolos de consumo de drogas en instituciones educativas, prevención del embarazo adolescente, entre otros eventos.

El trabajo realizado hasta el momento arroja cifras positivas. Según el Anuario de estadísticas vitales INEC 2010, la muerte de niños y jóvenes por accidentes han decrecido 20% entre 2010 y 2014. mientras que las muertes por agresión presentan una baja de 58% con respecto al 2010.

Espinosa  manifestó que esta formación en seguridad se incluirá en el ajuste curricular 2016 y que tendrá dos componentes: prevención y respuesta. En temas de prevención se tratará sobre el traslado en vehículos y a pie, trato con desconocidos, señalización de seguridad, prevención de golpes, caídas, uso de equipos de protección, seguridad en el uso de Tics,  entre otros.

Dentro de las instituciones educativas se actualizarán los planes de seguridad, prevención y respuesta. “El plan de prevención evita o reduce la probabilidad que ocurran eventos, actividades o situaciones que causen daño o pérdidas al objeto de protección escolar”, dijo Espinosa.

Sobre el plan de respuesta indicó que “se orienta a  reducir o minimizar las consecuencias negativas sobre el objeto y sujeto de protección, si los eventos no deseados llegan a ocurrir”. Dentro de este plan se encuentran los de recuperación y contingencia que entrarán en una etapa de revisión y ajuste de sus metodologías, referente a lo que se ha hecho hasta el momento.

El ministro indicó que el colegio Central Técnico, en Quito y el Vicente Rocafuerte, en  Guayaquil, serán instituciones educativas piloto para la implementación de estos planes en el 2016.

Según el cronograma establecido, hasta febrero de 2016, se actualizará la metodología para elaborar la matriz de riesgos y los planes de prevención y respuesta de todas las instituciones educativas y, en septiembre del mismo año entrará en vigencia el fortalecimiento curricular en seguridad.