Caracas. Venezuela celebra este domingo unas elecciones legislativas en las que decidirá si avanza en el camino de la revolución socialista que propone el presidente Hugo Chávez, o impulsa a la oposición para imponer mayor debate y controles al Ejecutivo.

Chávez activó la "operación demolición" y su discurso domina la campaña que pone a prueba su popularidad camino a las presidenciales del 2012, donde buscará la reelección.

Mientras, decenas de partidos y organizaciones opositoras aglutinadas en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) intentan frenar el proyecto socialista y recuperar terreno político tras cinco años de ausencia en el legislativo.

A continuación, algunos datos sobre las elecciones legislativas en Venezuela.

¿Quién ganará la elección legislativa?

Las encuestas no pueden predecir el resultado electoral debido a que es muy complicado hacer un estudio con una muestra representativa de cada uno de los 87 circuitos electorales.

Analistas creen que los partidarios de Chávez, llamados popularmente "el chavismo", conservarán la mayoría y que un éxito para la oposición sería quedarse con un tercio del legislativo, lo cual en teoría le permitiría bloquear las leyes de mayor alcance.

¿Cuántos diputados se necesitan para ganar?

Chávez se fijó la meta de lograr dos tercios de los 165 diputados. Los 110 escaños le permitirían hacer y modificar las leyes orgánicas que regulan derechos humanos como educación y salud, organizan los poderes públicos y enmarcan otras leyes.

Sin embargo, sólo necesita 99 votos -tres quintas partes- para aprobar la Ley Habilitante que autoriza al presidente a legislar por decreto temporalmente, lo que neutralizaría el poder de la oposición en el Parlamento.

Chávez ha contado con tres habilitantes en sus 11 años de gobierno -por seis meses en 1999, en el 2000 por un año y en el 2007 por año y medio- con las que aprobó más de 100 leyes, incluyendo las que autorizaron completar la nacionalización petrolera y la controvertida reforma agraria.

Tres quintas partes de la Asamblea pueden destituir al vicepresidente o ministros a través de un voto de censura.

La mayoría simple se obtiene con 83 diputados y permite aprobar otras leyes y reglamentos, además de la elección de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional.

Para la oposición, cualquier resultado será un avance pues boicotearon la elección legislativa anterior, en el 2005, denunciando ventajismo del oficialismo. La Asamblea se instaló pese a que sólo votó el 25 por ciento de los electores.

Desde hace tres años un puñado de diputados oficialistas ha roto con el "chavismo" y hace oposición.

¿Ayuda al gobierno la nueva ley electoral?

Ley Orgánica del Poder Electoral (LOPE) aprobada el año pasado permite que el partido que obtenga más votos quede sobre representado, con mayor porcentaje de escaños que de votos.

Analistas y opositores acusan al presidente de hacer esta ley a su medida pues el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que aglutina a sus seguidores, mantiene un respaldo de alrededor del 30% contra una oposición fragmentada en decenas de agrupaciones con profundas contradicciones.

La ley también abrió la puerta al cambio de las circunscripciones electorales. Un 33% de ellas fue modificada para estos comicios.

Adversarios al gobierno critican los nuevos circuitos alegando que se combinaron sectores que tradicionalmente les favorecen con otros "chavistas" para diluir su apoyo.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) dice que los cambios garantizan que todas las poblaciones, grandes y pequeñas, queden representadas.

¿Qué pasaría si Chávez pierde la Asamblea Nacional?

El mandatario ha insistido por meses que el poder legislativo debe pasar a manos del pueblo, lo que ha despertado temores de que la Asamblea Nacional pierda competencias.

Como los diputados electos el 26 de septiembre no asumen hasta el 5 de enero del 2011, algunos temen que ante un resultado adverso, Chávez utilice ese período para pedir una ley habilitante o aprobar legislaciones que aceleren el traspaso de poderes del legislativo a las organizaciones populares.

El presidente dice que la acusación es ridícula, pero algunos de sus críticos ponen como ejemplo el hecho de que la misma Asamblea transfirió al gobierno central presupuesto y competencias -en educación y salud- de gobernadores y alcaldes de oposición electos en el 2008.

¿Qué hay pendiente en la agenda legislativa socialista?

Un paquete de leyes comunales que reglamentan la formación de las comunas -poderosas organizaciones sociales que está promoviendo y financiando el Ejecutivo-, así como también legislaciones que regulan la propiedad social y el control sobre la actividad privada.

Está previsto que las comunas reciban competencias y presupuesto de gobernaciones y alcaldías, que tengan parlamento comunal, justicia de arbitraje, además de una actividad económica basada en la propiedad social y que supervisen la responsabilidad social de las empresas.

Además, la Asamblea tiene potestad de declarar industrias y comercios de utilidad pública, una vía que ha usado Chávez en varias ocasiones para iniciar los procesos de nacionalización.

Chávez ha dicho que está supervisando de cerca a la mayor procesadora de alimentos del país, Empresas Polar, así como a otras transnacionales del ramo y ha advertido que nacionalizará cualquier banco que incumpla las regulaciones.