San José.  Laura Chinchilla hará historia como la primera mujer en presidir Costa Rica, donde apunta a continuar con políticas del Gobierno saliente como la promoción del libre comercio y nuevos negocios que ayuden al país a superar una recesión económica que no había vivido en 27 años.

Chinchilla, del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN), la más antigua fuerza política de la nación centroamericana, capitalizó su experiencia como vicepresidenta y ex ministra de Seguridad Pública, así como sus cercanos lazos con el popular presidente Oscar Arias.

"Hoy estamos haciendo historia", dijo Chinchilla la noche de este domingo ante cientos de simpatizantes en un discurso después de conocerse los resultados de las elecciones, en las que obtenía más de 46,7% de los votos, que le daban la victoria sin necesidad de una segunda vuelta.

También prometió enfrentar con firmeza a los delincuentes y a los narcotraficantes, entre crecientes temores de la población sobre la inseguridad, luego de que cárteles de la droga están usando el territorio costarricense como ruta hacia Estados Unidos.

En su campaña ofreció más fondos para la seguridad pública y la creación de un zar antidrogas.

Nacida en una familia de políticos, Chinchilla, de 50 años, apoya la liberalización económica y el libre comercio, se opone al matrimonio entre homosexuales y al aborto.

Chinchilla dijo en una reciente entrevista que durante su campaña juntó una gran cantidad de rosarios que le regalaron sus seguidores, incluyendo uno que usa muy seguido para la buena suerte.

Casada y con un hijo, prometió en su campaña seguir con la política de Arias para impulsar tratados de libre comercio.

También respalda la apertura de los sectores de electricidad y telecomunicaciones, actualmente controlados por el Estado.

Lea además:

Oficialista Laura Chinchilla gana las elecciones presidenciales en Costa Rica