El diputado del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), Galo Bonifaz, calificó de "radical y soberbia" la respuesta del presidente de Chile, Sebastián Piñera, al discurso del presidente, Evo Morales, en la Asamblea de la ONU, donde pidió renegociar el tratado bilateral de 1904 que selló la pérdida de Bolivia de un acceso soberano al Océano Pacifico.

Según medios de prensa, el presidente de Chile afirmó que ese país defenderá "con toda la fuerza del mundo" el territorio y la soberanía de ese Estado.

"Es una posición radical y con soberbia y eso nos permite al Gobierno Nacional seguir trabajando con el equipo jurídico que tiene el Estado Plurinacional para elaborar la demanda marítima en instancias internacionales", contrastó el legislador del MAS.

Bonifaz respaldó la reformulación del Tratado de 1904 porque, a su juicio, el Gobierno de Chile no cumple con lo establecido en ese documento.

Por su parte, el jefe de bancada del MAS, en la Cámara de Senadores, Eugenio Rojas, consideró como "fuera de lugar" las declaraciones del presidente de Chile y manifestó que la demanda marítima boliviana es "irrenunciable", de acuerdo a la Constitución Política del Estado.

"No vamos a abandonar el tema bilateral y tenemos que buscar el apoyo de los organismos internacionales y de otros países, además apelaremos en tribunales internacionales", dijo.

Mientras tanto, el senador de la opositora Convergencia Nacional (CN), Marcelo Antezana, dijo que la respuesta de Chile responde a una "amenaza diplomática" de ese país hacia Bolivia.

"Mientras no tengamos unas Fuerzas Armadas lo suficientemente capaces y potenciadas para respaldar la política diplomática e internacional del país, Chile no nos tomará en cuenta y siempre tendremos ese tipo de respuestas que lo único que muestran es la actitud agresiva que tiene Chile con Bolivia", complementó.

En la guerra del Pacifico, Bolivia perdió 120.000 km2 y 400 km de costa, extensión territorial que reclama a Chile desde el siglo XIX.

En 1904 ambos países firmaron un tratado que fijó la frontera y en 1978 Bolivia y Chile cortaron relaciones diplomáticas. A la fecha la relación se entabla mediante las vicecancillerías.

En marzo de 2011, el presidente Evo Morales anunció la decisión de Bolivia de demandar a Chile ante un tribunal internacional para que restituya al país su cualidad marítima, tras sostener con Santiago un diálogo sin resultados sobre este tema, en el marco de una agenda de 13 puntos acordada en 2006.