Washington. La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó este martes enviar más agentes federales a la frontera con México para fortalecer la seguridad, aprobando una medida adoptada por el Senado la semana pasada.

El gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, llamó a aprobar el programa de US$600 millones mientras el flujo de inmigrantes ilegales hacia el país se convierte en un asunto político explosivo que podría pesar en las elecciones parlamentarias del 2 de noviembre.

El proyecto de ley fue aprobado en la Cámara en una votación en voz alta, pero debido a un tecnicismo legal, Obama probablemente tendrá que esperar al menos hasta septiembre para promulgar la ley.

El dinero financiará 1.000 nuevos agentes para patrullar la frontera y 250 nuevos oficiales de aduana y de frontera en puntos de entrada en la frontera del sudeste, dijo el representante demócrata David Price en el debate de la Cámara. También pagará para mantener a otros 270 agentes, agregó.

Además de sumar agentes en la frontera sur, los fondos extenderían el uso de aeronaves no tripuladas para supervisar actividades desde el aire.

Los fondos también se utilizarían para mejorar las comunicaciones entre agencias federales y ayudar a financiar investigaciones de actividades relacionadas a drogas ilegales en la frontera.

"Este financiamiento es necesitado con urgencia para contrarrestar las presiones que enfrentan nuestras agencias de cumplimiento de la ley y comunidades fronterizas actualmente", dijo Price.

Sin embargo, los republicanos acusaron a los demócratas de presentar el proyecto de ley para recuperar terreno político antes de las elecciones de noviembre.

El representante republicano Jerry Lewis también dijo que la legislación será pagada con impuestos "cuestionables" a empresas específicas.

El proyecto de ley financia las nuevas medidas fronterizas elevando la tasa de solicitud de visado a un grupo de compañías que operan en Estados Unidos y aprovechan la ley estadounidense para traer trabajadores del exterior, señaló la semana pasada el senador demócrata Charles Schumer, defensor de la legislación.

Asesores del Senado indicaron que el proyecto de ley afectará a cuatro empresas de India que operan en el país: Tata, Infosys, Wipro y Mahindra Satyam.

Schumer también dijo que esperaba que la medida fuera un primer paso hacia la reforma de inmigración.

Obama y muchos de sus colegas demócratas apoyan una extensa reforma a la política inmigratoria, a fin de hacer más estricta la seguridad fronteriza y también permitir que los 11 millones de inmigrantes ilegales que se estima trabajan en Estados Unidos puedan optar a la ciudadanía.

Debido a una exigencia constitucional de que los proyectos de ley que recauden fondos se originen en la Cámara de Representantes, la legislación deberá volver al Senado para su afirmación.

El Senado entró en receso hasta mediados de septiembre, lo que demorará la promulgación de la ley.