La  Habana/Washington.  Un grupo bipartidista de senadores de Estados Unidos volvió a presentar el jueves un proyecto de ley que acaba con todas las restricciones para los viajes a Cuba, pero esta vez con un mayor número de promotores, en una señal del creciente apoyo a la distensión entre Estados Unidos pese a lo incierto de su futuro.

La Ley de Libertad para Viajar a Cuba había sido presentada en 2015 por ocho legisladores republicanos y demócratas, pero nunca llegó a votarse en la sala. El intento más reciente cuenta con 55 promotores.

Más de 40 compañías y organizaciones de viajes de Estados Unidos instaron el miércoles a Trump a no revertir la ampliación de los permisos para ir del país a Cuba.

El presidente republicano Donald Trump amenazó durante su campaña electoral del año pasado con revertir la normalización de los lazos con la isla caribeña gobernada por comunistas, que inició en 2014 el entonces mandatario, el demócrata Barack Obama. El Gobierno de Trump está revisando la política estadounidense hacia el antiguo enemigo de la Guerra Fría.

Obama alivió las restricciones comerciales y de viaje, propiciando un auge del turismo estadounidense a Cuba, aunque éste no esté oficialmente permitido.

Más de 40 compañías y organizaciones de viajes de Estados Unidos instaron el miércoles a Trump a no revertir la ampliación de los permisos para ir del país a Cuba.

"Los estadounidenses son castigados por nuestra prohibición de viajar, no el Gobierno cubano", dijo el senador republicano estadounidense Jeff Flake, que junto con el demócrata Patrick Leahy encabeza el grupo que patrocina el proyecto de ley.