Ciudad de México. El presidente de México recibió presiones el viernes para revelar sus activos financieros plenamente, después de que Reuters reportara el jueves que declaró información incorrecta sobre las circunstancias en las que obtuvo una propiedad en un exclusivo pueblo de descanso cercano a Ciudad de México.

Legisladores opositores de izquierda y de derecha llamaron al presidente Enrique Peña Nieto a detallar todas sus propiedades, argumentando que el mandatario había socavado sus propios esfuerzos para combatir la corrupción.

Mientras tanto, expertos legales y dos ex funcionarios que estuvieron encargados de supervisar a los servidores públicos mexicanos, dijeron que era inexacta la afirmación de la oficina presidencial acerca de que el terreno fue una donación del padre del mandatario porque un documento al que tuvo acceso Reuters cita a Peña Nieto como el único comprador.

"Si en las escrituras aparece él como comprador no hay forma de que diga que se lo donaron", dijo Elizabeth Yañez, legisladora del opositor y centroderechista Partido Acción Nacional (PAN) quien además es miembro de la Comisión de Transparencia de la Cámara de Diputados.

"Está falsificando", agregó Yañez, quien fue subsecretaria de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Un funcionario de la oficina del presidente no quiso hacer comentarios el viernes sobre las opiniones de los expertos de que el terreno no fue donado.

Reuters descubrió que Peña Nieto compró en 1988, a un tercero, un lote de terreno de 1,000 metros cuadrados en la localidad de Valle de Bravo, una propiedad que había declarado a las autoridades que le fue donada.

El documento muestra que Peña Nieto compró la propiedad directamente. No hay ninguna referencia a su difunto padre.

Bajo la ley mexicana, aunque su padre le hubiera dado el dinero para comprarlo, no podía declararlo como donación, dijeron abogados, que citaron los artículos 7610 y 7620 del Código Civil del Estado de México, donde se ubica Valle de Bravo.

Peña Nieto reportó otras cinco propiedades como donaciones de sus padres, pero no ha dado detalles sobre su ubicación.

El presidente ha estado bajo presión en los últimos meses por una serie de escándalos de conflictos de intereses que se centraron en propiedades que él, su esposa Angélica Rivera y su ministro de Hacienda, Luis Videgaray, adquirieron de contratistas vinculados al Gobierno.