Lima. Legisladores en el Congreso de Perú se enfrascaron este martes en acusaciones de "compra" de votos que podrían definir el futuro del presidente Pedro Pablo Kuczynski, que enfrentará esta semana un nuevo pedido de destitución.

Legisladores del mayor grupo de oposición, Fuerza Popular, de la ex candidata presidencial Keiko Fujimori, denunciaron que disidentes de su partido están ofreciendo obras con el apoyo del Gobierno a cambio de rechazar la vacancia presidencial en una sesión del Congreso unicameral programada para este jueves.

El Congreso de 130 miembros requiere de al menos 87 votos para aprobar la vacancia de Kuczynski, quien eludió en diciembre -con 79 votos- la destitución gracias al respaldo de un grupo de legisladores liderados por Kenji, el hermano menor de Keiko Fujimori.

"Esto es evidente, me están ofreciendo obras a cambio de mi voto", dijo a periodistas Moisés Mamani, de Fuerza Popular.

Kuczynski rechazó que el Gobierno esté promoviendo una supuesta compra de votos. "Estoy tranquilo (...), esos son cuentazos", dijo.

El partido de la hija del ex presidente Alberto Fujimori -quien fue indultado a fines del año de una condena por abusos a los derechos humanos- se vio mermado en la última votación de diciembre por el distanciamiento de 10 legisladores que no apoyaron la vacancia de Kuczynski, que asumió en julio de 2016.

Fuerza Popular tiene ahora 59 miembros y los dirigentes del partido buscan que la votación se realice en grupo y no individualmente.

Representantes de los dos partidos de izquierda, con 20 legisladores, han anunciado su voto a favor de la vacancia presidencial. Otros seis de otros partidos han manifestado su apoyo a la destitución. El resto ha dicho que esperaría escuchar la defensa de Kuczynski este jueves para definir su voto.

Mamani acusó a su colega Bienvenido Ramírez, uno de los legisladores disidentes, de ofrecer los votos a cambio de obras para su región de Puno, una zona pobre en la frontera con Bolivia.

Ramírez, rechazó inmediatamente las acusaciones de compra votos. "Están entrando en desesperación porque saben que no van a conseguir los votos para la vacancia", dijo a periodistas.

Consultado sobre el tema, Kuczynski rechazó que el Gobierno esté promoviendo una supuesta compra de votos. "Estoy tranquilo (...), esos son cuentazos", dijo Kuczynski a periodistas en una actividad pública.