El Perú será un socio estratégico de Ecuador en lucha contra la pobreza, corrupción y en termas económicos y comerciales, aseveró el presidente electo del país del norte, Lenín Moreno.

En entrevista que difunde el Diario Oficial El Peruano, el sucesor del saliente mandatario Rafael Correa expresó su disposición a continuar trabajando a base de una agenda amplia bajo la dinámica de los gabinetes binacionales.

"El Perú puede ser visto como un socio estratégico en lucha contra la pobreza, minería ilegal, corrupción, pero también en temas comerciales e industriales, de interconectividad (…). Tenemos tanto que aprender de nuestros hermanos peruanos del posicionamiento del turismo y la gastronomía”, expresó.

Según indicó, una de las iniciativas de inversión que impulsarán Ecuador y Perú, de manera conjunta, es el Proyecto Binacional de Irrigación Puyango-Tumbes.

Moreno, quien será investido presidente de Ecuador el 24 de mayo, precisó haber conversado con el Mandatario peruano, Pedro Pablo Kuczynski, sobre la necesidad de promover esta obra, “que impulsará la producción agrícola, ganadera y mejorará la calidad de vida de los habitantes de la zona de frontera común”.

Refirió que este será un tema a tratar en el próximo gabinete binacional, así como otros referidos a la interconectividad eléctrica, del Oleoducto Norperuano. “El que pronto debe estar listo y perfectamente puede llevar petróleo ecuatoriano. Eso lo necesitamos y sabemos que el ducto tiene la capacidad para hacerlo”.

Ambas naciones verán igualmente el asunto del desminado humanitario, que ha quedado pendiente en la región de Tiwinza. "Mientras que en materia de la lucha anticorrupción se van a tomar como referentes las leyes que se han dictado en Perú en esta área para elaborar una nuestra", añadió.

"Siempre los vimos como hermanos"

El gobernante ecuatoriano subrayó también que en su país siempre vieron a los peruanos como hermanos y que los conflictos bélicos (1941, 1981 y 1995) que algunas vez enfrentaron a los dos países deben quedar enterrados, a fin de priorizar siempre el diálogo en busca de consensos.

“Tenemos una música tan parecida, la gastronomía también. Asimismo, una religión, paisajes tan parecidos, un idioma y pasado histórico comunes; es decir, tenemos tantos y tantos elementos comunes que nuestro camino es labrar un futuro juntos”, comentó.