La oposición intentará marcar la agenda del segundo debate de la Ley de Comunicación que se desarrolla este martes en la Asamblea Nacional y aprovechar la fragilidad de la mayoría construida por Alianza PAIS (AP) en las elecciones legislativas de agosto pasado.

Mientras que el oficialismo aspira a iniciar el debate para presionar a los otros sectores políticos con la tesis de que existe un mandato constitucional y popular, derivado de la consulta del 7 de mayo del 2011, para aprobar esta norma.

Hasta la tarde de este lunes varios legisladores intentaron consolidar una estrategia conjunta entre las bancadas no oficialistas para tratar de impedir que la aprobación de este proyecto se realice bajo los lineamientos oficialistas.

En ese sentido se analizaban propuestas como la presentación de mociones para que el debate sea artículo por artículo o capítulo por capítulo, tal como lo dispone el sexto inciso de la Ley Orgánica de la Función Legislativa (LOFL). O solicitar al pleno la postergación del tratamiento de este tema hasta la aprobación de las reformas a la LOFL, cuya votación se realizaría el jueves.

La intención es que la aprobación ya no sea en una sola votación a base del informe que hará el ponente del proyecto, el presidente de la comisión de Comunicación, Mauro Andino (AP), y que tampoco este asambleísta sea el único que recoja las observaciones.

El legislador César Rodríguez (antes de AP) que auspicia el primer planteamiento, aseguró que hoy presenta esa moción para que ese procedimiento sea aceptado con 63 votos.

Si eso ocurre, el pleno debatirá un artículo e inmediatamente se votará y ya no regresará al asambleísta ponente. “El secretario tiene que ir dando fe del artículo que se apruebe, del artículo que se niegue. Así se construirá la ley”, dijo Rodríguez.

Hasta la semana pasada, afirmó el legislador, sumaban 67 votos a favor de esta postura, pero ayer desconocía la actual correlación de fuerzas políticas.

Fausto Cobo (PSP) sostuvo que la postergación del debate también puede ser decidida por el pleno y señaló que si la ley estuvo parada por más de un año no hay problema que se demore un tiempo adicional.

Calificó como ilegítimo iniciar el análisis de este texto con una ley que será cambiada en pocos días.

Para el oficialismo, estas propuestas solo buscan dilatar el debate. Andino aseguró que si bien existe esa posibilidad, la respetarán en caso de que se apruebe, existen otras alternativas. Citó que hoy en su ponencia planteará que se traten los nudos críticos porque, a su juicio, el 70% del informe de segundo debate fue construido con la oposición.

A su vez ratificó que él será el que recoja las observaciones porque así lo establece la ley vigente.

Bajo ese escenario, tanto en AP como en la oposición se descartó el respaldo a la tesis del asambleísta César Montúfar de archivar el proyecto.

Rodríguez aseguró que un posible archivo no es viable porque le da un pretexto al Gobierno para justificar una intervención en la Asamblea, en contra de los legisladores que apoyen este planteamiento, quienes podrían ser destituidos por desacato constitucional.

En AP no se descarta este escenario. Al contrario, se tiene claro que ese podría ser un punto de presión a los legisladores de oposición para acelerar la discusión.

El vicepresidente Ángel Vilema (AP), que confirmó que hoy no habrá votación, señaló que es un tema difícil, pero enfatizó que hay una disposición constitucional y ciudadana que obliga a aprobar una Ley de Comunicación.

“Si la Asamblea no cumple caería en desacato”, dijo Ángel Vilema.

Andino prefirió no hablar de posibles sanciones a los asambleístas e insistió en la obligatoriedad de construir una ley acorde a la Constitución y a los instrumentos internacionales.

Corrección y aclaración

En la edición de ayer en la página 2, en la nota titulada ‘Plataforma de AP para mayoría en Asamblea está en cuerda floja’ por error se publicó que Ariel López, alterno del asambleísta Ramón Cedeño, firmó un documento respaldando el archivo de las reformas tributarias. Lo correcto era que Javier López, alterno del asambleísta Ramón Cedeño, firmó dicho documento de respaldo. Ofrecemos disculpas.