Madrid. El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, sugirió el viernes que podría dimitir si en una asamblea general que se celebrará el sábado se decide allanar el camino para la llegada al poder del líder del centroderichista Partido Popular (PP), Mariano Rajoy.

En una semana crítica para el PSOE, en la que la mitad de la comisión ejecutiva presentó su renuncia haciendo temblar los cimientos del partido, Sánchez volvió a plantear su férreo "no" a un nuevo Gobierno de Rajoy.

"Si el Comité Federal pasa a la abstención yo no podré administrar una decisión que no comparto", dijo el líder del PSOE en una rueda de prensa realizada a última hora del viernes, en la que no admitió preguntas.

El desgaste electoral que ha vivido el PSOE en los últimos meses y las dificultades para formar un Gobierno en España han abierto una profunda crisis en el partido.

El grupo rebelde al interior del socialismo español espera que una salida de Sánchez pueda permitir poner fin a la situación de estancamiento político que vive el país, incluyendo una potencial abstención en una votación de confianza que permitiría un segundo Gobierno de Rajoy.

El PSOE es fundamental para romper el punto muerto, ya que posee 85 de los 350 escaños en la Cámara baja del Parlamento.

Mientras el PSOE lucha por lograr un orden interno, se va acercando una fecha límite de fines de octubre que obligaría a disolver el Parlamento y convocar para diciembre a las terceras elecciones en un año, un hito histórico en la democracia española.