Managua. El líder indígena peruano Alberto Pizango, asilado desde el año pasado en Nicaragua, anunció que retornará a su país pese a una orden de detención en su contra vinculada a violentas protestas en la región amazónica en el 2009.

Pizango dijo que retornará a Lima para retomar la presidencia de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, y con la esperanza de que las autoridades peruanas cambien la orden de detención en su contra por una de comparecencia ante los tribunales.

El líder indígena, sobre quien pesan cargos por sedición, conspiración y rebelión, dijo que retornará el miércoles a su país.

"Estoy aquí esperando (...) que la justicia peruana me levante la orden de detención y me dé la orden de comparecencia. De los cuatro delitos que me acusan uno ha sido archivado, en dos me cambiaron la orden de detención por comparecencia, solo falta uno", indicó.

Pizango llegó en junio del año pasado a Managua, donde recibió asilo político, después de encabezar violentas protestas que dejaron decenas de muertos contra una ley de inversiones, que los indígenas consideran una amenaza para sus territorios en la Amazonía, ricos en recursos naturales.

La ciudad peruana de Bagua fue centro de un cruento enfrentamiento que entre el 5 y el 6 de junio del 2009 dejó unos 33 policías e indígenas muertos, en la peor protesta contra el gobierno del presidente Alan García.

Luego de los disturbios, las autoridades peruanas dictaron a Pizango orden de detención por varios delitos, entre ellos el de secuestro y sedición, y por incitar esos disturbios.

"He tomado la decisión de volver a mi país porque creo que ya esperé demasiado (...) Hago este sacrificio enorme, yo sé que me cuesta y me va a costar, yo sé que me van a apresar, pero (regreso) por amor a la verdad, a la defensa de la vida de mis hermanos", dijo Pizango a medios.