Tokio. El primer ministro japonés, Naoto Kan, instó este domingo a los votantes a dar una clara victoria a su partido el 11 de julio para evitar un impasse político, mientras reiteró su llamado a negociaciones multipartidistas sobre una posible alza tributaria para reducir la deuda.

Naoto Kan también advirtió del riesgo de un rápido cambio para fortalecer la situación fiscal de Japón, pero agregó que el país no puede seguir dependiendo del tipo de préstamos que han elevado su deuda a casi un 200 por ciento del PIB, la peor de los países desarrollados.

Sondeos de prensa sugieren que el Partido Democrático de Japón, de Naoto Kan, no alcanzará la mayoría en la Cámara alta y podría necesitar de nuevos aliados, lo que complicaría sus esfuerzos por implementar políticas, incluidas medidas para reparar las dañadas finanzas del país.

"Ha habido cinco primeros ministros durante los últimos cuatro años. ¿Acaso la política se volverá aún más confusa e incapaz de decidir algo, o podemos regresar a una política responsable y estable?", dijo Kan en un debate con otros líderes del partido en la televisión pública NHK.

"Me gustaría que la gente escogiera un gobierno estable y responsable", agregó Kan, quien asumió luego de que el impopular Yukio Hatoyama renunció abruptamente el mes pasado.

Los demócratas, que llegaron al poder el año pasado prometiendo reducir el gasto innecesario y poner más dinero en las manos de los consumidores, aparentemente seguirán liderando al país sin importar el resultado de la votación, debido a su enorme mayoría en la poderosa Cámara baja.

Estrategia de retiro. Sin embargo, Kan espera evitar una situación como la que enfrentaron sus predecesores del opositor Partido Liberal Democrático (LDP) después de que la elección de la Cámara alta del 2007 le arrebató la mayoría al entonces bloque gobernante, lo que les dificultó aprobar leyes.

El primer ministro de 63 años ha hecho de las reformas el centro de su campaña en un riesgoso cambio desde que asumió el cargo de manos de Hatoyama, quien había prometido no subir el impuesto del 5% a las ventas durante cuatro años.

Pero Kan, un ex activista, reiteró el domingo que buscaría un mandato de los votantes en la elección de la Cámara baja, la que se debe realizar a fines del 2013, antes de subir el impuesto a las ventas.

El también hizo hincapié en la necesidad de equilibrar la reforma fiscal con el crecimiento económico y fortalecer el sistema de seguridad social de Japón a medida que su población envejece.

"Demasiada austeridad fiscal así como un apresuramiento (al implementar) una estrategia de retiro no sería muy bueno para la economía de Japón ni la del mundo", sostuvo Kan.

Pero agregó: "Hemos estado dependiendo en bonos para llenar las brechas. ¿Es posible continuar así?", refiriéndose nuevamente al fantasma de la crisis de deuda de Grecia.

La mayoría de los líderes de otros partidos, sin embargo, rechazaron el llamado de Kan a negociaciones multipartidistas sobre una reforma tributaria.

El opositor Partido Liberal Democrático está de acuerdo en la necesidad de un aumento al impuesto a las ventas en el futuro, pero quiere que los Demócratas expliquen cómo se mezclaría esto con sus compromisos previos de gastos.

El pequeño partido Your Party insiste en que se deben reducir aún más los gastos innecesarios antes de considerar un alza de impuestos y su líder, Yoshimi Watanabe, ha descartado reiteradamente una alianza con los demócratas.

Aún si el actual socio de los demócratas, el Nuevo Partido Popular, mantiene su mayoría en la Cámara alta, la elaboración de políticas no será fácil dada la postura de la agrupación a aumentar el gasto y su oposición al alza de impuestos.