El máximo representante republicano del Senado estadounidense llamó el domingo a su partido a unirse detrás del precandidato presidencial Mitt Romney, mientras su rival Rick Santorum prometió quedarse en la carrera más allá de una probable derrota en las primeras del martes en Wisconsin.

Si bien Mitch McConnell, líder de los senadores republicanos, no se refirió directamente a Romney en una entrevista con el programa de CNN "State of the Nation", sí dijo que el ex gobernador de Massachusetts sería un "nominado excelente", dejando pocas dudas de su preferencia en la batalla para elegir al rival del presidente Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre.

"Es importante ponernos detrás de la persona que obviamente será nuestro nominado", dijo McConnell sobre Romney.

Si Romney obtiene la victoria en Wisconsin tendría una ventaja casi insuperable en la competencia de los candidatos republicanos.

Santorum dijo que una derrota en Wisconsin no lo obligaría a dejar la carrera y pronosticó un buen resultado en mayo, cuando muchos Estados conservadores realizan sus primarias.

En entrevista con "Fox News Sunday", el ex senador por Pensilvania dijo que los demócratas se fortalecieron el 2008 por una batalla primaria que se prolongó hasta junio, mientras que los republicanos resolvieron su nominación en marzo.

"Hace cuatro años, todos dijeron: 'Tenemos que resolver esto', lo hicimos y John McCain fue el nominado, y Barack Obama y Hillary Clinton compitieron en el verano (boreal) y (...) terminaron con el mejor candidato, mientras que nosotros terminamos con alguien que simplemente no fue capaz de ganar", dijo.

En la batalla por estados para acumular los 1.144 delegados que se necesita para ganar la nominación, Romney tiene un estimado de 565 delegados, mientras que Santorum tiene 256, según Real Clear Politics. El ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich tiene 141 delegados y el congresista Ron Paul cuenta con 66.

Tanto Gingrich como Paul han dicho que se mantendrán en la competencia.