Hamburgo. Líderes mundiales aumentaron la presión sobre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para que se comprometa con el clima y el comercio al inicio de una cumbre del Grupo de las 20 economías más desarrolladas del mundo en Alemania, mientras manifestantes se enfrentaban con la policía.

En un comunicado conjunto emitido mientras los líderes se reunían en un amplio centro de convenciones en Hamburgo, Brasil, Rusia, India y China -los llamados países del BRICS- llamaron al G-20 a forzar la implementación del acuerdo de París, pese a la decisión de Trump el mes pasado de retirar a Estados Unidos del pacto.

"El acuerdo de París sobre el cambio climático es un consenso importante que no se logra en forma fácil y no debe darse por perdido fácilmente", dijo el presidente chino, Xi Jinping.

La anfitriona de la cumbre, la canciller alemana Angela Merkel, enfrenta el desafío de conducir a los líderes mundiales a un consenso sobre comercio, clima y migración, temas que se han vuelto más difíciles desde que Trump entró a la Casa Blanca hace seis meses.

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, afirmó que los líderes del G-20 pedirán a Trump que reconsidere su decisión sobre París. "No estamos renegociando el acuerdo de París, eso se queda, pero me gustaría que Estados Unidos vea formas de volver a unirse", declaró a la BBC.

La reunión tiene lugar en momentos de grandes cambios en el panorama geopolítico global, en que las políticas de "Estados Unidos primero" de Trump están llevando a un acercamiento entre Europa y China.

Trump se reunirá por primera vez con su homólogo ruso, Vladimir Putin, el viernes por la tarde, en un encuentro que será seguido de cerca tras acusaciones de agencias de inteligencia estadounidenses de que Moscú intervino en la elección presidencial estadounidense para ayudar a ganar a Trump.

La anfitriona de la cumbre, la canciller alemana Angela Merkel, enfrenta el desafío de conducir a los líderes mundiales a un consenso sobre comercio, clima y migración, temas que se han vuelto más difíciles desde que Trump entró a la Casa Blanca hace seis meses.

Después de una noche de enfrentamientos con la policía, grupos de manifestantes anticapitalistas ocuparon las principales intersecciones de Hamburgo, bloqueando calles y puentes que conducen al recinto de la cumbre en el centro de la ciudad.