Caracas. Líderes opositores venezolanos acusados por el gobierno del presidente Nicolás Maduro de ser parte de grupos radicales con planes violentos para desestabilizar el país rechazaron este viernes las imputaciones y negaron ser partidarios de la lucha armada.

"De ser cierto esos planes son planes indefendibles ¿Quién puede defender algo que no tiene nada que ver con la cordura?", preguntó el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien, al igual que otros señalados, aprovechó la visita a la sede de la ONU en Caracas de la esposa del detenido dirigente Leopoldo López para rechazar las acusaciones.

"Estoy muy lejos de planes terroristas o golpistas", añadió Ledezma a los periodistas tras admitir que conoce al opositor Lorent Gómez Saleh, imputado por conspiración para la rebelión tras recientemente ser expulsado de Colombia acusado de ello.

Conocer a Gómez Saleh no significa formar parte de la "red de terroristas apoyados por el expresidente colombiano Álvaro Uribe para desestabilizar a Venezuela", añadió Ledezma en alusión a la acusación del ministro venezolano del Interior, Miguel Rodríguez, formulada hace unos días.

El alcalde del municipio caraqueño de El Hatillo, David Smolansky, asimismo involucrado por Rodríguez en esos planes, declaró a Efe que "siempre" ha participado en protestas "pacíficas no violentas en favor de la democracia y libertad, como esta que hoy lidera la esposa de López, Lilian Tintori", dijo.

"El ministro utiliza su cargo para perseguir, reprimir, difamar y exponer a muchos al escarnio público (...); a mí viene acusándome hace dos años de (apoyar) planes desestabilizadores, pero no tengo nada que ver ni esconder", añadió Smolansky.

El alcalde de El Hatillo recordó que milita en el partido Voluntad Popular, que lidera el ahora detenido Leopoldo López y que forma parte de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), plataforma que reúne a la mayoría de la oposición del país.

"No sé a qué grupo violento se refiere (el ministro). No los conozco, sinceramente no los conozco", repitió Smolansky y remarcó que quienes forman parte de la MUD "absolutamente no creemos en la lucha armada".

El secretario ejecutivo de la MUD, José Torrealba, que acompañó a la cónyuge de Leopoldo López en su visita a la oficina de la ONU, destacó a su vez que como secretario ejecutivo de la plataforma tiene "el mandato de apoyar toda lucha democrática, constitucional, pacífica y electoral".

Así lo decidió la treintena de partidos aglutinados en la MUD, remarcó Torrealba, tras acusar al gobierno de Maduro de "perseguir y acusar a todo el mundo", incluidos a quienes tienen "el único plan de construir la más amplia mayoría nacional para derrotar este proyecto autoritario".

"El gobierno en lo único que es democrático es en perseguir y acusar a todo el mundo, incluidos a dirigentes oficialistas", añadió Torrealba sin más precisiones.

Tras la visita a la ONU, Torrealba dijo a Efe que la MUD ratifica su "posición de siempre de trabajar por la construcción de una amplia mayoría nacional para producir un cambio hacia un gobierno respetuoso de los derechos humanos, sin presos políticos, donde los dirigentes expresen opiniones sin temor a carcelazos".