El gobierno de Liechtenstein envió a la Unidad de Información Financiera (UIF) de Argentina un informe sobre sospechosas operaciones del matrimonio Kirchner y su círculo más cercano. 

Este tipo de consultas, según explicó una fuente judicial a Clarín, se realizan cuando hay operaciones financieras poco claras que vinculan a personas expuestas políticamente.

Según información que fue difundida por WikiLeaks en uno de los más de 2.000 cables de la embajada de Estados Unidos sobre Argentin; en diciembre de 2009 la embajadora estadounidense de ese entonces, Vilma Martínez, dijo que la UIF “se negó a responder los pedidos de información patrimonial de los Kirchner de Suiza, Lichtenstein y Luxemburgo” durante la gestión de Rosa Falduto.

Como consigna el medio argentino, Martínez confirmó que las apreciaciones surgieron de conversaciones con Mariano Federici, funcionario del área de Integridad Financiera del FMI.

Federici, precisa el rol de Falduto, en ese entonces cabeza de la UIF y dice que “ella en persona está reteniendo información financiera sobre el círculo íntimo de los Kirchner”.

La operación en Liechtenstein, se cree que tiene relación con el hecho de que en julio de 2007 el juez de ese país, Nicole Netzar, bloqueó de forma preventiva US$10 millones de una cuenta vinculada al empresario de Santa Cruz Lázaro Baez, quien estaría acusado de ser el testaferro de Néstor Kirchner.