El Cairo. La Liga Arabe aprobó este domingo por mayoría imponer sanciones a Siria por su violenta represión de manifestaciones pro-democracia y el ministro de Relaciones Exteriores qatarí dijo que, si la entidad no logra contener la crisis, otras potencias extranjeras podrían intervenir.

El primer ministro de Qatar y ministro de Relaciones Exteriores, el jeque Hamad bin Jasim al Thani, dijo tras una reunión con sus pares árabes en El Cairo que las sanciones se impondrían de inmediato.

El ministro había dicho con anterioridad que los árabes querían evitar una repetición de lo que ocurrió en Libia, donde una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU llevó a una incursión aérea de la OTAN.

"Todo el trabajo que estamos haciendo es para evitar esta interferencia", dijo, añadiendo que si la comunidad internacional no veía que los árabes tomaban "en serio" la violencia en Siria no podía garantizarse un acción tal.

La Liga Arabe aprobó por 18 de sus 22 miembros que las sanciones incluyeran los viajes de altos funcionarios sirios, la congelación de activos relacionados con el gobierno de Bashar al-Assad, frenar los acuerdos con el Banco Central sirio y la inversión en el país, dijo Hamad en rueda de prensa.