Una delegación oficial viajará la semana del 30 de mayo a Washington, Estados Unidos, para seguir de cerca el proceso de reincorporación de Honduras a la Organización de Estados Americanos (OEA).

La comitiva se prepara tras confirmarse la convocatoria de una asamblea general extraordinaria para el próximo miércoles 1 de junio, en donde se contempla discutir el retorno de Honduras a la OEA luego de la firma del Acuerdo de Cartagena.

El presidente Porfirio Lobo anunció este miércoles que serán la designada y ministra de la Presidencia, María Guillén; el canciller Mario Canahuati y el secretario de Planificación, Arturo Corrales, quienes viajarán para atender las inquietudes que puedan surgir en la asamblea extraordinaria de la OEA.

Esta reunión fue convocada el martes pasado por los miembros del Consejo Permanente en una sesión extraordinaria en la que 31 países votaron a favor de llamar a los cancilleres de las naciones miembros de la OEA para tomar una decisión sobre el tema de Honduras.

Voto en contra de la reincorporación: Ecuador. Solo Ecuador votó en contra de la convocatoria por considerar que "a pesar de los esfuerzos realizados (...) no se han cumplido las condiciones" en el país.

El representante de Santa Lucía no se presentó a la reunión del Consejo Permanente, por lo que el resultado final fue: 31 votos a favor de la asamblea, uno en contra y uno ausente.

Sobre la posición mostrada por la presentación de Ecuador ante la OEA, el presidente Lobo manifestó ayer que varios países "están trabajando para que logremos que todo sea en consenso porque es mejor evitar cualquier opinión en contra".

Honduras se encuentra a un paso de ser reincorporada al seno de la Organización de Estados Americanos tras la firma el pasado domingo del Acuerdo de Cartagena entre el presidente Porfirio Lobo y el exgobernante Manuel Zelaya.

El propio secretario de Estado adjunto para América Latina, Arturo Velanzuela, aseguró que existe un "fuerte consenso" para readmitir a Honduras.

"Creemos que esto va a resultar y ha sido un éxito por parte de la diplomacia colombiana y venezolana", declaró en las últimas horas el alto funcionario estadounidense.

La mayoría de países miembros de la OEA apoyan el reintegro de Honduras antes de la 41 asamblea general que se realizará del 5 al 7 en El Salvador.

DocumentoEl Acuerdo de Cartagena es una iniciativa que surgió el pasado 9 de abril gracias a las gestiones del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien logró acercar por primera vez al presidente Lobo Sosa con el gobernante de Venezuela, Hugo Chávez.El documento fue firmado el domingo recién pasado entre Lobo y Zelaya, y establece varias condiciones impuestas por el exgobernante como condición para retornar al país.

La iniciativa se denomina "Acuerdo para la Reconciliación Nacional y la Consolidación del Sistema Democrático en la República de Honduras" y en su primer punto garantiza que "todas las acciones y decisiones del gobierno de Honduras (se enmarcan) en el estricto cumplimiento de la Constitución y la ley".

El Acuerdo de Cartagena garantiza el regreso de "Mel" a Honduras con el reconocimiento pleno de sus derechos, según la Constitución, incluyendo el ejercicio de su acción política y las condiciones de seguridad para él y sus exfuncionarios.

Asimismo, compromete al presidente de la República a "velar de manera especial por el cumplimiento de la Constitución en lo referente a las garantías de respeto y protección de los derechos humanos".

El documento también señala que el gobierno de Honduras velará por el cumplimiento de las garantías que la ley concede para que el Frente Nacional de Resistencia active como partido político.

En otro de sus puntos reconoce las figuras del plebiscito y el referéndum como mecanismos de consulta y participación que permiten someter a la voluntad del pueblo de manera directa las decisiones políticas, sociales y económicas, incluido el tema de la constituyente.

En su último punto, el documento establece la constitución de una comisión de seguimiento que será integrada originalmente por los cancilleres de Colombia y Venezuela, María Holguín y Nicolás Maduro, respectivamente.

El Acuerdo de Cartagena ya le valió a Honduras la normalización de las relaciones con el gobierno del nicaragüense Daniel Ortega.El documento suscrito entre Lobo y Zelaya fue posible tras anulación de los procesos por corrupción al exgobernante el pasado 2 de mayo a través de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

"Es importante para el país, algunos dirán que no es importante estar en la OEA, pero uno que está ahí dirigiendo los destinos de la nación se da cuenta que es fundamental para Honduras estar en la OEA, nosotros no tenemos de momento la solvencia económica como para estar aislados, además, no es congruente con lo que es el desarrollo de la humanidad, tenemos que ser parte todos de toda la comunidad latinoamericana y mundial", apuntó el presidente Lobo Sosa.