Como parte del equipo de 11 personas que investigará las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante las protestas que han sacudido Nicaragua el último mes, arribó este jueves (17.05.2018) al país Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que durante seis días permanecerá en Managua y otras ciudades por invitación del Gobierno de Daniel Ortega (foto principal).

El objetivo de la comisión será arrojar algo de luz sobre los 58 muertos que se han registrado en las manifestaciones. "Mañana (viernes) empezaremos nuestra visita de trabajo para monitorear la situación de los derechos humanos en Nicaragua”, anunció Abrao en Twitter. Para ello se reunirán con autoridades y representantes de los sectores afectados, como estudiantes, docentes, periodistas y activistas.

Abrao dijo que la misión de la CIDH estará integrada, entre otros, por Antonia Urrejola, relatora para Nicaragua, Joel Hernández, relator para personas privadas de libertad, Francisco Eguiguren, relator para la protección de defensores de derechos humanos, y Edison Lanza, relator especial para la libertad de expresión. Su llegada al país fue la condición puesta por los estudiantes y demás grupos involucrados en las protestas para asistir a un diálogo nacional con el presidente Daniel Ortega.

Sigue la tensión. La grave crisis comenzó con una manifestación estudiantil el 17 de abril pasado, en rechazo a una reforma al Seguro Social que aumentaba los aportes a trabajadores y empresas. Las protestas se multiplicaron por el país debido a la violenta actuación de la Policía y de fuerzas paramilitares. "Nuestro objetivo es verificar con la CIDH todas las violaciones a los derechos humanos cometidas por el Estado hasta hoy", dijo Alvaro Leiva, presidente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Pese al arribo de la CIDH, el ánimo de cara a los diálogos que continúan este viernes es bastante sombrío. "Los Ortega-Murillo han dejado claro que no tienen ninguna intención de abandonar la silla presidencial. El pueblo grita 'basta ya'", señalaron miembros del Movimiento 19 de abril en un comunicado en el que pidieron restringir la circulación en el país durante 24 horas.

El presidente Ortega ha acusado a los participantes en las protestas de ser parte de un "complot financiado desde el exterior" para "desestabilizar" al Gobierno.