Tegucigalpa. El gobierno de Honduras reconoció este viernes la labor de los médicos forenses y de los expertos en investigación internacionales, quienes llegaron al país para colaborar con los profesionales nacionales tras el incendio en el centro penal de Comayagua, que dejó como saldo 360 fallecidos. 

Durante un breve acto en Casa de Gobierno, el presidente de Hondura, Porfirio Lobo Sosa, destacó la disposición de los países amigos que decidieron enviar personal especializado para dar una mano al país en un momento de crisis.

“Quiero agradecer la solidaridad de los equipos técnicos de El Salvador, Chile, México, Guatemala, Perú y Estados Unidos que dijeron presente en una de las tragedias más grandes que hemos tenido, como es el incendio en la granja penal de Comayagua”, expresó Lobo.

El mandatario envió además un saludo y sus muestras de agradecimiento a los presidentes de cada uno de esos países; además agradeció a los embajadores de esas naciones acreditadas en Honduras por la diligencia mostrada y colaboración en este tiempo.

Uno a uno, el gobernante hondureño leyó el nombre de cada especialista extranjero que laboró por más de una semana en las autopsias de los cuerpos de las víctimas del siniestro acontecido en Comayagua.

Lobo estrechó la mano a cada uno de los expertos. Tras su ardua labor, los médicos forenses extranjeros comenzaron a abandonar Honduras desde el jueves anterior.

Los primeros en retornan a su país fueron los profesionales de Guatemala, quienes partieron este jueves en horas de la mañana.

Las autoridades de Honduras tienen ahora la tarea de identificar a los centenares de cuerpos, aunque habrá personal internacional que colaborará en esa tarea, según dijo el canciller Arturo Corrales.

Los cuerpos fueron trasladados este viernes a las instalaciones de la Academia Nacional de Policía (Anapo), donde la amplitud del predio facilitará las labores de identificación.