Ciudad de México. El veterano Andrés Manuel López Obrador ganó este domingo las elecciones presidenciales de México, con más del 50% según el boletín preliminar del Instituto Nacional Electoral (INE) y los sondeos a boca de urna; una ventaja tan amplia que sus dos principales rivales le desearon éxito en su próximo gobierno.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, informó que Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, contaba en el primer boletí con una clara tendencia de votación a su favor con un 53%.

Más temprano, cuatro respetadas encuestas a boca de urna dieron como ganador a López Obrador con al menos 16 puntos de ventaja sobre su escolta, el conservador Ricardo Anaya, y mucho mayor sobre el tercero en la carrera, el candidato José Antonio Meade, del gobernante PRI.

A las 20:00 horas locales y según la encuesta de salida de Consulta Mitofsky, López Obrador aventajaba a sus rivales en un rango de entre 43% y 49% de los votos, contra un rango de entre 23% y 27% del panista Ricardo Anaya Cortés, y el 22% y 26% del candidato oficialista José Antonio Meade.

El independiente Jaime Rodríguez, El Bronco, según la encuesta de Mitofsky para Televisa, obtuvo entre 3% y 5% de los votos.

"En este momento habré de reconocer que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Él tendrá la responsabilidad de conducir el poder ejecutivo", dijo Meade.

Minutos después de conocerse la cifra, y sorprendiendo a muchos, un emocionado Meade reconoció su derrota.

"En este momento habré de reconocer que, de acuerdo a las tendencias, fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Él tendrá la responsabilidad de conducir el poder ejecutivo y, por el bien de México, le deseo el mayor de los éxitos", sostuvo ante cientos de seguidores.

Poco después, Anaya siguió los pasos de su contrincante oficialista. "La ciudadanía quería un cambio y optó mayoritariamente por la opción que él representa", dijo el candidato luego de contar que llamó por teléfono a López Obrador para felicitarlo.

"Desde aquí le digo al próximo presidente de la República: en las causas que no son comunes contará con nuestro apoyo. En la agenda con la que disentimos, encontrará en nosotros una oposición tan firme y frontal como institucional y democrática", advirtió Anaya.

López Obrador, un ex alcalde capitalino de 64 años, busca sacudir el statu quo con una cruzada para acabar con la arraigada corrupción, la descontrolada violencia de los cárteles de la droga y reducir la profunda desigualdad del país.

"López Obrador ya demostró su trabajo en la Ciudad de México. Lo que buscamos es que no haya gobernantes corruptos y que dejen caminar al país", dijo Salvador Benítez, un empresario dueño de cafeterías de 43 años en la Ciudad de México.

"Queremos que quienes gobiernan lo hagan de manera correcta porque este país está pidiendo a gritos que ya haya un cambio", concluyó.

El izquierdista ha propuesto revisar millonarios contratos públicos y decenas de adjudicaciones petroleras, reducir los precios de las gasolinas y revisar o eliminar algunas de las reformas estructurales del actual Gobierno.

Sus planes inquietaron al sector empresarial del país.

Pero ayudado por los mensajes de algunos de sus cercanos asesores y una moderación en sus posturas, los mercados fueron asimilando la posibilidad de su triunfo.

Este domingo, el peso mexicano extendía su apreciación en operaciones internacionales luego de la difusión de los resultados a boca de urna.

Sin embargo, los inversionistas estarán mirando de cerca la conformación del nuevo Congreso, donde también se espera que sume más asientos que los partidos rivales.

La moneda ha sido duramente golpeada por la fortaleza del dólar, los vaivenes de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la incertidumbre alrededor de los comicios.

López Obrador ha dicho que si no se extiende el vital acuerdo comercial, vigente desde 1994, tampoco sería "fatal" para México, aunque aboga por mantenerlo. Pero algunos creen que sus posturas nacionalistas podrían chocar con las del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien lo han comparado.

*Con información de Reuters y Excélsior.com.mx.