Ciudad Juarez. El candidato favorito para ganar la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, inició este domingo su campaña cerca de la frontera con Estados Unidos, exigiendo respeto al presidente Donald Trump, quien ha amenazado con eliminar un acuerdo comercial clave y levantar un muro entre ambos países.

El veterano político de izquierda comenzó su campaña rumbo a los comicios de julio en la fronteriza Ciudad Juárez, en tributo a Benito Juárez, un presidente mexicano del siglo XIX de raíces indígenas que resistió una intervención colonialista desde esa urbe, localizada frente a El Paso en Texas.

"No vamos a ser piñata de ningún gobierno extranjero", dijo López Obrador en su discurso ante miles de seguidores, algunos con banderas y globos de colores. "No es con muros ni con el uso de la fuerza como se resuelven los problemas sociales y los asuntos de seguridad", añadió.

Trump reiteró este domingo por la mañana sus amenazas de cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) firmado en 1994 y que actualmente está siendo renegociado con México y Canadá.

López Obrador, quien encabeza las preferencias electorales con una cómoda ventaja en casi todas las encuestas, dijo que las negociaciones del acuerdo deberían ser suspendidas hasta después de la elección presidencial e incluir en las conversaciones el tema migratorio y la diferencia salarial entre los tres países.

 

Por su parte, el candidato del partido gobernante y que se ubica en el tercer lugar de las preferencias, José Antonio Meade, también lanzó su campaña este domingo aunque en el otro extremo del país, ofreciendo sus años de experiencia en el gobierno como su principal fortaleza.

"Tengo la experiencia de servir y dar resultados por más de 20 años, sin escándalos, vivo de mi salario", dijo el exsecretario de Hacienda Meade en la ciudad de Mérida.

El segundo lugar en los sondeos, Ricardo Anaya, candidato de la coalición de derecha e izquierda "Por México al Frente", había lanzado su campaña este viernes en Ciudad de México con un discurso ante unos 1.000 jóvenes que le presentaron propuestas para combatir la corrupción y la violencia que azota al país.

López Obrador, quien busca por tercera ocasión llegar a la presidencia del México también habló en su discurso de la corrupción política, la inseguridad y la violencia. Reiteró además su promesa de suspender la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, la mayor obra de infraestructura del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Ciudad Juárez, uno de los principales centros industriales mexicanos en la frontera con Estados Unidos, se convirtió en uno de los puntos más violentos en la guerra contra el narcotráfico y ha sido escenario de cientos de asesinatos de mujeres, muchas de ellas trabajadoras de bajos salarios en las fábricas maquiladoras.

El candidato izquierdista, quien gobernó Ciudad de México entre 2000 y 2005, prometió impulsar la frontera elevando los salarios en la región, reduciendo los impuestos y ayudando a resolver sus problemas de seguridad.

"Es justo que las niñas sepan en Juárez que hay alguien que va a pugnar para que no haya más muertes de mujeres porque en Juárez como en otras partes del país da miedo ser mujer", dijo Magdalena Colín, un ama de casa de 37 años, que asistió al mitin acompañada de sus hijas.