Ciudad de México. El líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador propuso este jueves que, de ganar las elecciones presidenciales de julio, asumirá personalmente la lucha contra la violencia en México, que el año pasado registró cifras récord de homicidios.

El veterano político, que por tercera vez tentará la presidencia, dijo que realizará reuniones diarias con un equipo multidisciplinario para supervisar las acciones contra el crimen organizado, como lo hizo cuando fue alcalde de la capital mexicana entre 2000 y 2005.

“No voy a delegar el asunto (de la inseguridad), voy a asumir de manera directa esta responsabilidad, la atención de este tema que tanto le importa al pueblo”, dijo López Obrador. “Vamos a garantizar la paz y la tranquilidad, tenemos experiencia”, añadió.

AMLO, como es conocido popularmente, dijo que relanzaría la Secretaría de Seguridad Pública -eliminada en 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto- y que estaría compuesta por un grupo heterogéneo comandado por Alfonso Durazo, quien fue miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y secretario particular y portavoz del expresidente Vicente Fox.

AMLO, quien lidera la mayoría de encuestas de cara a las elecciones presidenciales, dijo que integraría a la Policía, la Marina y el Ejército en una “Guardia Nacional” para “garantizar la seguridad de la República”.

Además, figuran entre sus colaboradores en materia de seguridad el empresario Marcos Fastlicht, suegro del presidente del Grupo Televisa, Emilio Azcárraga, y el militar retirado Audomaro Martínez.

“Hemos hecho el compromiso de que se va a serenar al pueblo (...) Tenemos experiencia y no estamos sometidos a ningún grupo de intereses creados; nuestro único amo será el pueblo mexicano”, explicó López Obrador.

Sus propuestas en materia de seguridad han causado revuelo luego de que dijera que podría analizar amnistiar a delincuentes y acabar con la violencia en tres años.

En 2006, el expresidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva militar contra el narcotráfico que detonó la violencia en varias partes del país. Peña, quien lo sucedió en 2012, prometió acabar con la violencia ligada al narcotráfico al asumir el cargo, pero según cifras oficiales el 2017 cerró como el año más violento en dos décadas.

AMLO, quien lidera la mayoría de encuestas de cara a las elecciones presidenciales, dijo que integraría a la Policía, la Marina y el Ejército en una “Guardia Nacional” para “garantizar la seguridad de la República”.

“Hemos decidido iniciar una nueva estrategia. No podemos acostumbrarnos a esa violencia, no podemos perder nuestra capacidad de asombro. Es necesario terminar con la guerra”, prometió.