Ciudad de México. El presidente de México, Enrique Peña Nieto y su sucesor, Andrés Manuel López Obrador, iniciaron este lunes el proceso de transición de poder, teniendo como coincidencia el deseo de bienestar de los mexicanos pero discrepando en términos de políticas públicas, en especial las relacionadas con el sector educativo.

Ambos políticos se reunieron por más de una hora y media en el Palacio Nacional, y en compañía de sus respectivos gabinetes, a fin de intercambiar puntos de vista respecto a seguridad, política y economía, bajo un marco institucional de "respeto, armonía y en paz", explicaron ambos funcionarios en una rueda de prensa posterior.

En México, es la primera ocasión en la que un partido saliente se acerca al entrante, algo que incluso Peña Nieto calificó este lunes de "inédito", pero también necesario, a fin de que el nuevo Gobierno "tenga los elementos necesarios para iniciar su gestión de manera exitosa y sea parte de los acuerdos que por coyuntura tenemos".

Por su parte, el futuro presidente de México, que asumirá el cargo el próximo 1 de diciembre, sostuvo que conforme a la voluntad ciudadana, se lleva a cabo una transición de Gobierno "institucional, ordenada y en paz".

López Obrador, reiteró su intención de derogar la reforma educativa a través de una consulta popular. "Vamos a dar a conocer un plan distinto, un marco legal ajustado a las nuevas circunstancias, pero se va a cancelar la actual", indicó.

Sin embargo, durante la conferencia de prensa, ambos defendieron posturas distintas, en especial en lo referente a la polémica reforma educativa, impulsada por el actual mandatario.

López Obrador, por su parte, reiteró su intención de derogar esta medida a través de una consulta popular. "Vamos a dar a conocer un plan distinto, un marco legal ajustado a las nuevas circunstancias, pero se va a cancelar la actual reforma educativa", indicó.

Ante ello, Peña Nieto reconoció que confía en que ambos Gobiernos, a pesar de sus diferencias, son capaces del respeto mutuo. "Como nosotros defendimos un modelo que impulsamos, de igual forma habremos de ser absolutamente respetuosos de lo que en el futuro se defina la nueva Administración", enfatizó.

La Reforma Educativa de México incluye aplicar exámenes periódicos a los maestros, a lo que se opone la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), un ala del magisterio mexicano que orquestó movilizaciones para derogarla por tratarse de lo que consideran una violación a sus derechos laborales.

Otro de los temas en los que también se reafirmaron las diferencias entre Peña Nieto y López Obrador fue sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), obra que comenzó en septiembre de 2015, con un alto coste público.

"Nosotros vamos a consultar a los ciudadanos sobre este tema y queremos que todos participen, den a conocer sus opiniones", dijo López Obrador.