Washington. El senador estadounidense Robert Byrd, quien pasó de ser segregacionista a defensor de los derechos civiles al convertirse en el miembro con más años en el Congreso, murió este lunes a los 92 años.

El legislador de Virginia Occidental fue elegido por primera vez para un cargo de representación en el Parlamento en 1952.

No está previsto que su muerte tenga un impacto inmediato en el control de los demócratas de 59 sobre 41 en el Senado. El gobernador de Virginia Occidental, Joe Manchin, es casi seguro que nombre a un demócrata para suceder a Byrd, cuyo actual mandato expira en 2012.

"Amo servir. Amo el Senado. Si pudiera vivir otros 100 años, me gustaría seguir en el Senado".

Pero los tributos previstos en el Senado pueden retrasar los esfuerzos para la aprobación final en el Congreso de la histórica reforma financiera, fijada inicialmente para esta semana.

Asesores demócratas mantienen la esperanza de que va a reunir los 60 votos necesarios en el Senado ya sea dentro de sus propias filas o de republicanos cautelosos para la reforma que impone un mayor control sobre Wall Street.

Byrd ayudó a formar gran parte de la historia de la nación y sirvió con una decena de presidentes estadounidenses. Murió tranquilamente en el hospital Inova Fairfax, en las afueras de Washington, dijo su portavoz Jesse Jacobs.

Byrd había sido hospitalizado la semana pasada por lo que doctores creyeron era una enfermedad relacionada al corazón.

"Amo servir. Amo el Senado. Si pudiera vivir otros 100 años, me gustaría seguir en el Senado", dijo Byrd, quien mantenía una copia de la Constitución estadounidense en el bolsillo de su chaqueta, durante una entrevista con Reuters en 2006.

El senador Jay Rockefeller, también de Virginia Occidental, expresó: "El senador Byrd viene de orígenes humildes en la cuenca minera del sur (...) y subió triunfantemente a las alturas del poder en Estados Unidos. Pero nunca se olvidó de dónde venía ni de a quién representaba, y nunca abusó de ese poder para sí mismo".

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo que Byrd será recordado "por su espíritu luchador, su inquebrantable fe y por las muchas veces que recordó al Senado sus propósitos".