El presidente de México Felipe Calderón atribuyó la violencia en su país a la negligencia de gobiernos anteriores, que no habrían hecho lo suficiente para parar al narcotráfico, según aseguró en un discurso pronunciado ayer en la antesala de la campaña electoral.

“Hay quien piensa que si el gobierno no hubiera intervenido esto no hubiera pasado, esto nos pasó porque el gobierno no intervenía”, dijo al referirse a los críticos de su estrategia de lanzar una ofensiva militar contra los carteles de la droga, a la que se le atribuye unas 50.000 muertes.

“Esto nos pasó porque el gobierno no se metía con los criminales y crecieron a placer en todo el país”, añadió Calderón en un discurso en el que hizo un balance de su gestión ante unos diez mil invitados.

El viernes arranca formalmente la campaña para las elecciones del 1 de julio en las que se elegirá presidente y Congreso, así como autoridades locales en varios estados.

El ex gobernador del estado de México (centro) Enrique Peña Nieto, candidato del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó por más de siete décadas hasta 2000, aparece en todas las encuestas como favorito.

Un sondeo del diario Reforma publicado ayer le da 45% de la intención de voto, frente a 32% de la exministra de Educación Josefina Vázquez.