Washington/Phoenix. El gobierno de Estados Unidos busca una orden judicial que bloquee la polémica nueva ley de inmigración del estado de Arizona, que entrará en vigor este jueves.

La jueza distrital Susan Bolton escuchó los argumentos del gobierno federal y del estado de Arizona la semana pasada y levantó la sesión sin dar indicios de cuándo entregaría su veredicto.

Mientras, activistas hispanos y laborales que se oponen a la ley dijeron que llevarán a cabo una campaña de protestas callejeras y desobediencia civil, sin importar el desenlace.

A continuación, algunos escenarios de lo que podría ocurrir:

*Corte federal estadounidense acepta solicitud. El gobierno ha dicho que los asuntos de inmigración son manejados a nivel federal y que la ley de Arizona no prevalece sobre la Constitución estadounidense y la legislación federal.

El gobierno del presidente Barack Obama ha solicitado una orden judicial preliminar que bloquee la ley, argumentando que causaría un daño irreparable si entra en vigencia.

Bolton podría otorgar una orden judicial preliminar si encuentra que el gobierno triunfaría en última instancia por los méritos en su búsqueda de anular la ley estatal.

Si la jueza otorga la solicitud, las autoridades locales y estatales de Arizona podrían apelar, lo que sería considerado en la Corte de Apelaciones de Estados Unidos.

*Corte niega orden judicial preliminar. Bolton podría decidir que el gobierno de Obama no logró presentar un argumento adecuado para sostener que la ley podría causar daños irreparables y negar la solicitud. Ello permitiría que la ley entre en vigencia el 29 de julio.

Bolton brindaría luego un calendario para las informaciones legales que serán entregadas y los argumentos orales sobre los méritos para decidir si la ley de Arizona es inconstitucional.

Sin embargo, el gobierno también podría pedirle a la Corte de Apelaciones estadounidense del Noveno Circuito considerar un pedido de emergencia para evitar que la ley entre en efecto.

El fiscal general estadounidense, Eric Holder, dijo este mes que si la ley entraba en efecto, el Departamento de Justicia podría ver qué impacto tenía, por ejemplo, si ha permitido la discriminación étnica, infringiendo la ley.

*Se otorga una orden judicial parcial. Bolton podría decidir que la impugnación del gobierno no afecta a todos los aspectos de la ley de Arizona y otorgar una orden judicial parcial que evite que partes de la legislación entren en vigencia.

Un profesor de leyes en la Universidad de Arizona, Gabriel "Jack" Chin, dijo que Bolton podría dejar que partes de la ley para que la policía investigue el estado inmigratorio de una persona se mantengan, poniendo freno a secciones que crean nuevos delitos estatales, como no portar documentos de inmigración federales o transportar a inmigrantes ilegales.

"Parece que ella no está muy interesada en prohibir las partes de la ley que exigen investigación y compartir información cuando una persona ha sido detenida y arrestada legalmente (...) La corte parecía decir que no sería un problema ya que no impone realmente deberes al gobierno federal", indicó Chin.

Las partes de la ley que podrían ser vetadas son las que crean nuevos delitos en Arizona como "no portar documentación de inmigración federal si eres indocumentado (...) o no registrar bajo la ley federal si eres indocumentado", dijo.

Otros nuevos delitos que correrían la misma suerte serían los de transportar, ocultar, albergar o escudar a ciudadanos no documentados, indicó el profesor, agregando que "algunas o todas (estas previsiones) podrían ser prohibidas".

*Acción parlamentaria. Obama y legisladores republicanos han dicho que la ley de Arizona debería llevar al Congreso a adoptar una extensa reforma inmigratoria.

El grupo difiere sobre cómo llevar la reforma a cabo y el calendario legislativo se acorta antes de las elecciones parlamentarias de noviembre.

Los republicanos han exigido más esfuerzos para asegurar la frontera y han dicho que el despliegue inicial de las tropas de la Guardia Nacional en la zona fue insuficiente.

Muchos también se oponen a ofrecer una amnistía para permanecer en Estados Unidos a los casi 11 millones de inmigrantes ilegales que se cree están en el país.

Obama apoya la idea de permitir a los inmigrantes indocumentados de buen comportamiento pagar una multa, aprender inglés y convertirse en ciudadanos. También está a favor de fortalecer la seguridad fronteriza y perseguir a los empleadores que contratan a trabajadores indocumentados.

*Asamblea legislativa de Estado. Si la corte federal retiene la ley de Arizona, la asamblea legislativa podría intentar alterarla a fin de responder a las preocupaciones sobre su constitucionalidad.

En ese caso, dependerá de la amplitud del veredicto de Bolton. Si la magistrada considera que Arizona no puede aprobar leyes que regulen la inmigración, los legisladores estatales quedarán de brazos cruzados.

Sin embargo, si se puede salvar parte de la ley, la gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer, podría llamar a una sesión especial de la asamblea legislativa estatal.

Los legisladores del estado ya enmendaron la ley de inmigración una vez para evitar la discriminación étnica.

Bajo las modificaciones, la policía deberá investigar el estado inmigratorio de quienes tenga razones para sospechar que se encuentran en el país de manera ilegal, sólo en el caso de un contacto legal como un control de tránsito.

Protestas callejeras. El jueves pasado, la policía arrestó a siete activistas hispanos que bloqueaban el tráfico fuera de la Corte del Distrito estadounidense en Phoenix para protestar contra la ley, mientras abogados hablaban a favor y en contra de la legislatura en la sala de la corte.

La Red Organizadora del Día Nacional del Trabajo y el grupo Puente dijeron que avanzarán con actos de desobediencia civil este jueves, sin importar el veredicto de Bolton.