Lima. Los peruanos tendrán que acudir dos veces a las urnas, la primera en abril y la segunda en junio, para definir quién será el nuevo presidente de Perú debido a que, según las principales encuestadoras, ningún candidato lograría el 50% necesario para ganar sin un balotaje.

A poco más de un mes para la elección del 10 de abril, la carrera es liderada por el ex presidente Alejandro Toledo con 28% de las intenciones de voto, de acuerdo al más reciente sondeo de la firma Ipsos Apoyo.

El segundo lugar lo pelean codo a codo la hija del ex mandatario Alberto Fujimori, la legisladora Keiko Fujimori quien aparece en el segundo lugar con 21%, y el ex alcalde capitalino Luis Castañeda, tercero en la encuesta de Ipsos Apoyo con 17% de las preferencias.

El líder nacionalista Ollanta Humala -quien ha moderado su discurso antimercado tras inquietar a los inversores en la elección del 2006- ha subido en las últimas semanas pero sigue cuarto con 14% de las intenciones de voto.

Y como todo apunta a que los candidatos tendrán que enfilar sus cañones a la segunda vuelta del 5 de junio, a continuación los dos escenarios más probables según los últimos sondeos:

*Balotaje entre Toledo y Fujimori:

Un escenario en que Toledo, quien gobernó a Perú entre el 2001 y el 2006, saldría victorioso holgadamente con 48% según el sondeo de Ipsos Apoyo.

Keiko Fujimori obtendría el 35% de los votos, de acuerdo a la encuesta.

El ex mandatario escaló sostenidamente en las encuestas de los últimos meses, pese a que durante su gobierno registró niveles de aprobación de apenas un dígito y fue empañado por fuertes críticas a su vida personal.

Toledo ha hecho hincapié en que durante su mandato impulsó la creación de tratados de libre comercio e inició el ágil crecimiento registrado por la economía local en los últimos años.

Keiko Fujimori, por su parte, cuenta con una férrea base de apoyo de quienes recuerdan la dura lucha de su padre contra la guerrilla izquierdista que asoló al país y en contra de una profunda crisis económica.

Pero al mismo tiempo le juega en contra el hecho de que su padre, quien gobernó a Perú con mano dura entre 1985 y el 2000, fue condenado a 25 años de prisión por los abusos a los derechos humanos cometidos durante su mandato.

*Balotaje entre Toledo y Castañeda:

Un escenario que complicaría la aspiración presidencial de Toledo, pues en una eventual segunda vuelta habría un empate técnico con Castañeda.

Toledo obtendría 43% y Castañeda 41%, según Ipsos Apoyo.

Sin embargo, en el más reciente sondeo de la firma CPI, Castañeda triunfaría por escaso margen: 43,4% frente a 41,3%.

El ex alcalde de Lima -la principal plaza electoral de Perú- lideró por meses las encuestas de intención de voto apoyado en la alta popularidad lograda durante su gestión municipal.

Pero una campaña presidencial catalogada como débil por analistas habría minado sus probabilidades de lograr el sillón presidencial, de acuerdo a las cifras de recientes sondeos.

El ex edil ha tropezado a la hora de hacer sus propuestas presidenciales, reforzando el calificativo de "el mudo" que le han dado muchos.

Castañeda, además, es poco conocido en las regiones rurales del país, donde gozan de mayor popularidad otros candidatos como Toledo, Fujimori y Humala.

Toledo, por su parte, ha puesto en marcha una contundente campaña en la que -montado en su "Cholobus"- también ha apelado a la inclusión social en un país donde 35% de la población todavía vive en la pobreza.