Bogotá. Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, se reunieron este martes en un encuentro en el que buscaron restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales entre los dos países.

El encuentro, que se realizó en la caribeña ciudad colombiana de Santa Marta, se produjo tres días después de que Santos se posesionó como presidente de Colombia, en sucesión de Álvaro Uribe, quien tuvo una conflictiva relación con Chávez durante casi todos sus ocho años de gobierno.

El mandatario venezolano rompió en julio las relaciones con su vecino, con el que comparte una frontera terrestre de 2.219 kilómetros, después de que Uribe denunció que líderes las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se refugian en campamentos en Venezuela, con la tolerancia de Caracas.

El gobierno de Uribe mostró como pruebas ante el Consejo Permanente de la OEA videos, fotografías y coordenadas de los supuestos campamentos rebeldes en territorio venezolano.

Aunque ambas naciones ya restablecieron sus relaciones, a continuación detallamos algunos escenarios que se pudiern presentar  en la esperada reunión:

Que se logre un acuerdo con condiciones. Es el escenario más probable, en opinión de expertos.

Santos anunció en su posesión como presidente el sábado que una de sus prioridades de gobierno es restablecer las deterioradas relaciones con Venezuela y Ecuador.

El nuevo mandatario usó un tono conciliador que contrastó con el de su antecesor Uribe, quien mostró siempre una mano dura al respecto.

La respuesta de Chávez estuvo en la misma línea y dijo que está dispuesto a "voltear la página" con Colombia, por lo que abrió la oportunidad de la reunión con Santos.

Pero, aunque la posición de los dos mandatarios apunta a un clima esperanzador, el restablecimiento de las relaciones bilaterales podría estar condicionado al cumplimiento de pedidos por parte de Colombia de que Venezuela se comprometa a atacar a los rebeldes que se refugien en su territorio.

Por su parte, Chávez podría pedir la revisión de un acuerdo militar que Bogotá firmó con Washington el año pasado y que ve como un riesgo a la soberanía de Venezuela, el principal crítico de Estados Unidos en la región.

Que se acuerde un restablecimiento total. La postura conciliadora de los dos presidentes podría ser suficiente para lograr un restablecimiento de las relaciones no sólo diplomáticas, sino también comerciales.

Chávez congeló el comercio con Colombia desde julio del año pasado, lo cual provocó un desplome en las exportaciones colombianas hacia su vecino, desde US$6.000 millones en 2008 hasta un estimado de 1.000 millones este año.

El principal pedido de Bogotá a Caracas de que combata a los guerrilleros en su territorio podría tener una respuesta positiva después de que el domingo Chávez instó a los rebeldes a deponer las armas en Colombia.

Que se postergue el acuerdo, manteniéndose la ruptura. La reunión podría convertirse en el primer paso de un proceso para restablecer las relaciones entre Santos y Chávez, mandatarios de ideologías políticas opuestas.

Chávez, quien siempre ha decidido la ruptura de las relaciones bilaterales, podría tomar con calma la situación y pedir un tiempo prudente para analizar el desarrollo de los acercamientos con Santos.

Que se radicalice la disputa. Aunque Chávez ha bajado el tono frente a Colombia con la llegada del nuevo presidente, el militar retirado advirtió el fin de semana a Santos que evite acusaciones de que Venezuela protege a la guerrilla.

"Que quede claro: si Venezuela es respetada, pues podremos hacer primores. Si Venezuela siguiera siendo irrespetada, pues nada nuevo y bueno sería posible", sentenció el mandatario al tiempo que llamaba a la guerrilla a bajar las armas.

A su turno, Santos, ex ministro de Defensa de Uribe, podría mantener las acusaciones proferidas por su antecesor.

Incluso Colombia podría mantener su pedido del pasado 22 de julio ante la Organización de Estados Americanos (OEA) de que sea enviada una comisión internacional a Venezuela para que visite el área donde están los supuestos campamentos.