Bogotá/Lima. Los hermanos Rodolfo y Ludith Orellana, presuntos artífices de la mayor red criminal organizada en Perú desde la época de Vladimiro Montesinos, fueron detenidos en una operación conjunta de las autoridades de Colombia y Perú, junto con la DEA y la Interpol.

Los Orellana, acusados de lavado de activos y asociación para delinquir, así como investigados por narcotráfico, fueron arrestados en Cali (Colombia) y Huaral (Perú), respectivamente, durante un operativo simultáneo que dio con los prófugos más buscados en su país.

Rodolfo Orellana, escondido desde julio pasado y quien vivía desde hacía dos meses en Cali, fue encontrado por los agentes a las 06.30 de la mañana (11.30 GMT) en un apartamento de Paso Ancho, un exclusivo conjunto residencial del sur de esa ciudad colombiana.

Al ser interceptado, este hombre, que ha sido empresario y abogado, "no ocultó su identidad", según un comunicado de la Presidencia colombiana, en el que se detalla que estaba protegido por "amigos y familiares de un narcotraficante del Valle del Cauca ya asesinado", del que no se ha suministrado el nombre.

"Estas personas lo mantuvieron escondido mientras tramitaba documentación falsa que le permitiera montar una identidad de fachada para salir del país rumbo a Suecia, donde aparentemente residen algunos de sus hermanos. Su propósito era obtener protección en ese país", agrega la nota oficial.

Al parecer llegaron a crear organizaciones de jueces corruptos que actuaban de acuerdo a los intereses de la red criminal, realizaban ilegalidades en operaciones financieras de deuda, negocios con personajes vinculados al narcotráfico y estafas al propio Estado.

Orellana, sobre el que la Interpol expidió una circular roja el 3 de septiembre, fue arrestado después de que agentes de la DEA (oficina antidrogas de EE.UU.) se infiltraran en el conjunto residencial de Cali.

De forma simultánea, en Huaral, una localidad del norte de Lima, era detenida su hermana Ludith.

En una rueda de prensa en Lima, el ministro peruano del Interior, Daniel Urresti, explicó que la policía sabía que desde hacía 45 días Orellana había salido de Perú por vía terrestre hacia Ecuador.

Y sobre Ludith dijo que su detención es clave para que caiga toda la red criminal: "Era el brazo derecho operativo y ejecutivo de Orellana. Manejaba toda la red de abogados y notarios que, a través de sus empresas, lavaba todas las adquisiciones ilegales, matizó.

Urresti dijo que "ella es la que tiene conocimiento de absolutamente toda la red", al calificar ambas detenciones como "un golpe muy fuerte para la mafia".

Y es que los Orellana crearon supuestamente una extensa red criminal que incluía abogados, funcionarios judiciales, policías y políticos de Perú.

Al parecer llegaron a crear organizaciones de jueces corruptos que actuaban de acuerdo a los intereses de la red criminal, realizaban ilegalidades en operaciones financieras de deuda, negocios con personajes vinculados al narcotráfico y estafas al propio Estado.

El operativo que dio con los prófugos tiene lugar casi tres semanas después del arresto del coronel retirado de la Policía de Perú Benedicto Jiménez, un lugarteniente de Rodolfo Orellana.

Jiménez pasó en tiempo récord de ser un héroe nacional a un villano, pues en 1992 lideró el operativo policial por el que fue detenida la cúpula de Sendero Luminoso, incluido su líder, Abimael Guzmán, el grupo maoísta que durante 20 años sembró Perú de terror.

Más de dos décadas de gloria que se derrumbaron al descubrir que el reconocido oficial de la Policía formaba parte de la que se considera la mayor red criminal creada en Perú desde la orquestada por Montesinos, quien fue asesor de inteligencia del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000).

La caída de los Orellana fue confirmada por el presidente de Perú, Ollanta Humala, desde Roma, donde adelantó que el ministro Urresti viajará a Bogotá para recoger al detenido.

Poco después, el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que Orellana, al que nombró con el alias "El Gordo", ya estaba viajando a Bogotá y que será entregado al Gobierno del país vecino "entre hoy y mañana", tras celebrar la detención del que dijo era el "individuo más buscado" en Perú.

"Las autoridades peruanas nos pidieron colaboración para poder capturar a este individuo y en una operación conjunta se logró.
Entre hoy y mañana será entregado al Gobierno", remarcó el presidente de Colombia.

Por último, Santos puntualizó que este operativo policial y la colaboración con Perú lanza un mensaje claro a los criminales: "no hay sitio para esconderse, no hay sitio donde no los vayamos a buscar".