Londres/Ciudad de Panamá. Gobiernos de todo el mundo comenzaron a investigar este lunes posibles ilícitos financieros de ricos y poderosos, tras la filtración de documentos de un bufete panameño que mostraron cómo supuestamente sus clientes evadieron impuestos o lavaron dinero.

Los llamados "Papeles de Panamá" detallan tramas que implican a muchas figuras mundiales, desde el presidente ruso, Vladimir Putin, a familiares de los primeros ministros de Reino Unido, Islandia y Pakistán y al mandatario ucraniano, dijeron los periodistas que los recibieron.

Si bien los documentos muestran complejos arreglos financieros en beneficio de la elite mundial, no significan necesariamente que todos sean ilegales.

El Kremlin dijo que las publicaciones no contienen "nada concreto y nada nuevo", mientras una portavoz del primer ministro británico, David Cameron, sostuvo que los supuestos lazos de su difunto padre con una compañía en el exterior ('offshore') son un "asunto privado".

Australia, Austria, Brasil, Francia y Suecia son algunos de los países que dijeron que han empezado a investigar las acusaciones, sobre la base de más de 11,5 millones de documentos del bufete Mossack Fonseca, que tiene su sede en Panamá, un paraíso fiscal. Hay tanto bancos como clientes individuales en el centro del escándalo.

Los documentos fueron filtrados al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés) y más de 100 otras organizaciones de noticias del mundo. Mossack Fonseca negó haber cometido ilícitos.

"Pienso que la filtración probará ser probablemente el mayor golpe que el mundo 'offshore' haya recibido debido al alcance de los documentos", dijo Gerard Ryle, director del ICIJ.

¿Armas y drogas? El material cubre un período de casi 40 años, desde 1977 hasta diciembre pasado, y revela supuestamente que algunas firmas domiciliadas en paraísos fiscales habrían sido usadas para el lavado de dinero, el tráfico de armas y drogas y la evasión de impuestos.

El diario británico The Guardian dijo que los documentos mostraron una red de negocios y créditos secretos 'offshore' por valor de US$2.000 millones que lleva hasta amigos cercanos al presidente ruso, Vladimir Putin, como el violonchelista Sergie Roldugin. Reuters no pudo confirmar estos detalles.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, rechazó los reportes que, dijo, buscan desacreditar a Putin antes de las próximas elecciones.

El Gobierno británico pidió una copia de los datos filtrados, algo que podría ser embarazoso para Cameron, que se ha mostrado muy crítico con la evasión fiscal.

La Oficina Australiana de Impuestos dijo que está investigando a más de 800 clientes ricos de Mossack Fonseca y había vinculado a más de 120 de ellos a un proveedor de servicios 'offshore' asociado con sede en Hong Kong, pero no reveló su nombre.