Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, se juega el control de la Asamblea Nacional en unos cruciales comicios legislativos el domingo que medirán el apoyo a su proyecto socialista y la popularidad con la que arranca la carrera en busca de la reelección en 2012.

El número de diputados que obtendrán las fuerzas políticas, los votos totales nacionales y cómo los bloques "venderán" su desempeño ante la opinión pública, serán los factores para evaluar el resultado de los comicios.

Estos tres elementos determinarán el costo político que tendrá que asumir Chávez para sacar adelante su radical agenda de reformas económicas y sociales, a la que nada indica que vaya a renunciar, incluso con un resultado adverso que podría sortear fácilmente con medidas legales y jurídicas.

El "chavismo" probablemente será mayoría en la cámara, mientras que la oposición aspira a lograr al menos un tercio de los 165 escaños, lo que en teoría le permitiría vetar las reformas legislativas de mayor alcance.

Una nueva ley que sobre representa al partido mayoritario y da más peso al voto rural, combinada con una modificación de los circuitos electorales, favorecerán al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Más allá de la composición del Parlamento, los adversarios del líder socialista -aglutinados en la coalición Mesa de la Unidad Democrática- buscan igualar o superar en número de votos al PSUV, con lo que iniciarían la carrera hacia el 2012 con la bandera de que la correlación de fuerzas está cambiando.

Los analistas están divididos sobre el efecto de los diferentes escenarios electorales en los títulos venezolanos.

Unos creen que un gran avance de la oposición podría impulsar los precios al sugerir el principio del fin de Chávez, mientras otros temen que desate un período de inestabilidad que haga a los inversores salir de los bonos del país petrolero.

"Creo que los escenarios más desfavorables para la economía serían que Chávez gane o pierda por una diferencia arrolladora el voto popular", opinó Patrick Esteruelas, analista de la agencia calificadora Moody's.

"Si sale derrotado por mucho, las tensiones subirán y estará reacio a flexibilizar su agenda, mientras que si gana por mucho se envalentonará como pasó tras las elecciones de 2006 y el referéndum de 2009", consideró.

Sin embargo, los expertos coinciden en que es improbable que la oposición logre un peso suficiente como para influenciar las políticas económicas del Gobierno, así como tampoco creen que Chávez varíe su programa de nacionalizaciones, controles económicos y concentración de poder por los comicios.

A continuación, algunos de los posibles resultados de las elecciones legislativas en Venezuela:

*Gobierno gana mayoría calificada (110/165 diputados):

El oficialismo tiene como objetivo lograr al menos dos tercios del hemiciclo para mantener su poder intacto, que le permitió dotar de cuerpo normativo a su proyecto socialista durante cinco años de total dominio parlamentario.

Chávez utilizaría esta victoria como un espaldarazo para radicalizar el proceso de desmontar el "Estado burgués" y acelerar la transición hacia el "Estado comunal", que incluye traspasar competencias y recursos a los consejos comunales, organizaciones de base que son leales a la presidencia.

Este triunfo, aunque la diferencia de votos resultara menor que la de escaños, impulsaría la popularidad de Chávez para arrancar su carrera por la reelección presidencial en 2012, luego de ver descender sensiblemente su respaldo por la crisis económica y las fallas de gobierno.

Además, dará al mandatario aliento para acelerar su plan de convertir al Estado en el principal agente económico, por lo que se pueden esperar más nacionalizaciones -especialmente en el sector financiero, de alimentos y salud-, controles económicos a la empresa privada y regulaciones cambiarias.

"El escenario de una victoria de Chávez más contundente de la esperada implica un riesgo mayor, ya que daría un sesgo más ideológico en la gestión macroeconómica", dijo Siobhan Morden, analista de RBS para América Latina.

*Gobierno mayoría, oposición un tercio (83/116 diputados):

La oposición aspira a lograr al menos un tercio de los diputados, dejando al chavismo con mayoría simple en el hemiciclo, lo que en teoría permitiría vetar las reformas legales de mayor alcance, como leyes orgánicas y el nombramiento de los poderes públicos.

Aunque sería un enorme avance cuantitativo y cualitativo respecto al 2005, cuando la oposición se quedó sin representación al retirarse de la contienda, analistas dudan que realmente pueda frenar el proyecto socialista de Chávez, quien tiene a su favor los poderes del Estado y el petróleo.

"No creo que esto va a influenciar mucho la manera en la que Chávez gobierna. Si la oposición consigue al menos un tercio de los diputados me parece que el presidente Chávez gobernará por decreto y/o creará estructuras paralelas para 'bypasear' al Parlamento", dijo Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs.

La actual Asamblea seguirá en funciones hasta fin de año, período en el que podría aprobar las leyes más polémicas que hay en cartera. Además, el oficialismo puede otorgar a Chávez una "ley habilitante" con tres quintos de los diputados, que permite al mandatario legislar por decreto temporalmente.

"En la implementación de políticas no creo que nada vaya a cambiar, sea cual sea el resultado", agregó.

Este sería el escenario más favorable para la deuda venezolana, ya que pese a que Chávez podría seguir impulsando su proyecto socialista tendrá que ser más cauteloso para evitar un alto costo político que pueda golpear su popularidad.

*Oposición gana mayoría:

De lograr la oposición la mayoría de los curules, escenario muy complicado debido a la distribución de los circuitos electorales y el peso del voto rural frente al de las áreas urbanas, se abriría un período de incertidumbre.

Chávez podría tratar de quitar competencias y poderes a la Asamblea en favor de los consejos comunales, aprovechando que sus aliados dominarán el hemiciclo hasta finales de año.

Algunos creen que podría tomar vías más arriesgadas, como la convocatoria de una Constituyente para impulsar una nueva carta magna, lo que obligaría eventualmente a reelegir todas las autoridades, incluyendo el legislativo.

Más probable sería que la Mesa de la Unidad supere en número de votos totales al chavismo, aunque se quede por debajo en escaños. Aunque el "chavismo" cantaría victoria y seguiría dominando el legislativo, la oposición recibiría un fuerte impulso político para afrontar las presidenciales del 2012.

"Si la oposición mejora su nivel de apoyo y su unidad, sería una señal de mayores posibilidades para una transición democrática y pacífica (...) lo que podría traducirse en mayores precios para los activos venezolanos", dijo Alejandro Grisanti, analista de Barclays Bank, en una nota a clientes.