La Habana. Los primeros siete presos políticos cubanos de un grupo de 52 excarcelados en la isla caribeña llegaron este martes a España, dentro de un acuerdo histórico alcanzado entre el Gobierno de La Habana y la Iglesia católica.

Los siete, aparentemente con buen aspecto, llegaron a bordo de dos aviones que aterrizaron en el aeropuerto madrileño de Barajas con un intervalo de una hora a primera hora de la tarde, según las primeras imágenes de televisión.

Cuba decidió la semana pasada poner en libertad a 52 reos de conciencia, en una decisión aplaudida internacionalmente que hace entrever una mejoría en las relaciones con Estados Unidos y Europa, que reclaman al Gobierno comunista de la isla un respeto a los derechos humanos.

El grupo de disidentes, que viaja con sus familiares, forma parte de los 20 presos políticos que la Iglesia Católica cubana dijo previamente que aceptaron viajar a España, donde recibirán ayuda inicial como refugiados.

La excarcelación antes de octubre de 52 opositores, de un grupo de 75 condenados en 2003 a penas de entre 6 y 28 años por criticar al Gobierno, es una contundente victoria para el insólito diálogo iniciado en mayo entre la Iglesia católica y el Gobierno de Raúl Castro.