Lima.- La líder de la oposición en el Perú, Keiko Fujimori, afirmó que vive "una circunstancia dolorosa" tras ser detenida el miércoles por presunto lavado de activos y lamentó que la política haya dañado a su familia. "Siento un gran dolor de pensar lo que mis hijas deben estar viviendo en medio de esta situación tan difícil, pero son justamente ellas las que me sostienen y me dan fuerzas", señaló Keiko en una carta publicada en Twitter. 

La líder del partido opositor Fuerza Popular (FP) está detenida de forma preliminar durante 10 días en la Prefectura de Lima, en el marco de una investigación fiscal que la señala como presunta cabeza de una red de crimen organizado con lavado de activos. "Pienso también en mi padre y valoro mucho sus palabras desde la clínica", señaló en alusión a un mensaje que le envió hoy Fujimori desde la clínica en la que permanece internado desde que un tribunal anuló la semana pasada el indulto que le concedió en diciembre el entonces presidente Pedro Pablo Kuczysnki.

Alberto Fujimori había afirmado desde la clínica que nunca había sentido un "dolor más grande" que el provocado por la detención de Keiko y pidió a los encargados de las investigaciones que las continúen "pero respetando su presunción de inocencia". El exmandatario pidió también a sus hijos que estén "más unidos que nunca" y que "este momento oscuro" los "ayude a volver a ser una familia unida".

Unidos en la adversidad. "Estos momentos nos deben servir para unirnos por encima de nuestros problemas. Es una oportunidad para un nuevo comienzo", agregó Keiko, que en el último año se había distanciado con su padre. Las investigaciones apuntan a que Keiko, de 43 años, financió con dinero ilícito su millonaria campaña presidencial de 2011. Hay indicios de que parte del fondo provino de aportes de la constructora brasileña Odebrecht. 

Según sondeos, un 75% de peruanos cree que Keiko es culpable. En los próximos días, la Sala Nacional de Apelaciones evaluará si libera a la ex candidata presidencial. Con sus máximos líderes detenidos, FP busca, según analistas, salidas para liberarlos. El partido, que controla el Congreso, aprobó un proyecto de ley para que personas mayores de 65 años completen sus penas en casa, lo que beneficiaría a Alberto Fujimori. 

La norma ya fue enviada al presidente Martín Vizcarra, quien tiene 15 días para promulgarla u observarla. Keiko, que perdió en segunda vuelta en sus dos postulaciones (2011 y 2016), afirma que su detención se trata de "una persecución política" que no frenará su sueño de ser presidenta del Perú. 

Keiko mantiene todavía un enfrentamiento con su hermano menor, Kenji, quien dirigió un bloque disidente de Fuerza Popular que impidió en diciembre la destitución por el Congreso del entonces presidente Kuczynski, quien poco después aprobó el indulto a Alberto Fujimori, en lo que fue considerado un intercambio de favores políticos.