La candidata del PPC-Unidad Nacional, Lourdes Flores Nano, reconoció este martes su derrota en las elecciones municipales por la alcaldía de Lima y saludó el triunfo de su contendora Susana Villarán, de Fuerza Social, luego de unas cerradas elecciones municipales que podrían marcar la tendencia de cara a las presidenciales del 2011.

Flores dijo que dio por agotado los recursos legales de su partido frente al organismo electoral en el demorado conteo de votos de los comicios municipales del 3 de octubre.

"Hay una triunfadora en las elecciones, es (el partido) Fuerza Social y Susana Villarán a quien en este acto reconozco como triunfadora en estas elecciones y saludo democráticamente deseándole el mejor de los éxitos", dijo Flores en una conferencia de prensa, junto con agregar que daba por terminada su competencia en la elección por la alcaldía de la capital peruana.

Villarán, de 61 años, obtuvo el 38,4% de los votos frente al 37,6% de su rival Flores, de acuerdo a los resultados con el 97% de las sufragios contabilizados.

Versiones de prensa locales señalaban que Flores se había reunido este lunes en la noche en su residencia con los principales dirigentes de PPC-Unidad Nacional y en dicho encuentro habría adoptado la decisión de admitir su derrota.

"Agradezco el gesto democrático de Flores", dijo Villarán a la radio local RPP, al comentar las declaraciones de su rival.

Villarán emergió con fuerza en la recta final de los comicios municipales, lo que inquietó a algunos inversores que temen resurja un candidato presidencial de izquierda que ponga bajo la lupa las millonarias inversiones extranjeras en Perú, un importante productor de materias primas.

Junto a la contienda municipal, los peruanos eligieron a sus autoridades regionales el 3 de octubre, que según los resultados cambiaron el mapa político del país andino a casi seis meses de las elecciones presidenciales.

El cambio se da debido al triunfo de independientes y de líderes regionalistas con una contundente derrota a partidos tradicionales como el oficialista APRA.

Presidenciales a la vista. Para atenuar los temores, Villarán ha dicho que su postura política nada tiene que ver con "posiciones radicales" como la del líder izquierdista latinoamericano y presidente venezolano, Hugo Chávez, quien dice llevar adelante una "revolución socialista" y es un feroz crítico de Estados Unidos.

Villarán también ha marcado distancia del opositor Ollanta Humala, líder nacionalista que en el 2006 definió un balotaje con el presidente Alan García con promesas de dar un giro en la política económica y fue precisamente apoyado por Chávez.

Según analistas, el avance de una izquierda moderada y de líderes independientes en la elecciones regionales de Perú dejó un claro mensaje: el factor sorpresa será decisivo en los comicios presidenciales del 10 de abril del próximo año.

Villarán y Flores han informado que sus respectivos partidos presentarán por separado un candidato presidencial.

En ese proceso, el mandatario García no puede presentarse debido a que la ley local prohíbe la reelección inmediata y hasta ahora su partido, el más antiguo vigente de Perú, no tiene un candidato que figure en los sondeos electorales.

A seis meses de las presidenciales, la legisladora conservadora e hija del ex presidente Alberto Fujimori, Keiko Fujimori, lidera las intenciones de voto y muy cerca se ubica el pragmático político Luis Castañeda, quien dejó la alcaldía de Lima hace unas semanas por sus aspiraciones electorales.

Poco más abajo figuran el ex presidente Alejandro Toledo y el nacionalista Humala. Los tres primeros son considerados amigos de la inversión privada, mientras que Humala aún asusta a los inversores pese a que ha moderado su discurso.

Según un sondeo de la firma Ipsos Apoyo, ninguno de los aspirantes presidenciales obtendría más del 50% de votos para triunfar y en una segunda ronda ganaría Castañeda.