Como una solución para superar la crisis que enfrenta Ecuador tras la sublevación de la policía, el ex presidente de ese país, Lucio Gutiérrez, llamó a disolver el Parlamento y llamar a elecciones presidenciales anticipadas.

El político opositor señaló que ello “podría ser la salida constitucional para evitar la posibilidad de derramamiento de sangre en el país".

Agregó que ese proceso debería ser acompañado por una veeduría nacional e internacional "antes, durante y después".

Gutiérrez responsabilizó al presidente Rafael Correa por lo que está ocurriendo en Ecuador, informó ABC citando a EFE.

El ex mandatario indicó que “el único responsable del caos que tenemos actualmente en el Ecuador es el gobierno abusivo, corrupto, prepotente de Rafael Correa, que viola permanentemente los derechos de los ciudadanos, que no permite que haya fiscalización, que no permite que en la Fiscalía se investiguen las denuncias de los posibles vínculos de su gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)", dijo.

Gutiérrez añadió que "Correa ha sembrado odio y violencia entre los ecuatorianos… Él continúa culpando a la partidocracia (partidos políticos tradicionales) de lo que sucede en Ecuador, cuando es presidente cuatro años".