El ex presidente de Paraguay concedió una entrevista exclusiva al canal venezolano Telesur, en la cual se despachó nuevamente contra el gobierno de Federico Franco y los partidos políticos que impulsaron su juicio político y posterior destitución.

“Ahí están los rostros de los que hicieron este golpe institucional y parlamentario. Los líderes de los cuatro partidos políticos tradicionales. Son los partidos que responden a una clase privilegiada”, reafirmó.

De esta manera, el ex obispo calificó de ilegítima la asunción de Franco como su sustituto y consideró que actualmente “hay un gobierno constitucional elegido por el pueblo y otro gobierno ilegítimo”.

“Puede tener todo el ropaje legal (la destitución de Lugo).Pero aquí no se puede decir que no pasó nada”, manifestó.

Insistió en que cuenta con el apoyo de organismos internacionales que señalan que “aquí hubo un golpe, sin razón alguna”.

Al ser abordado sobre la posibilidad de su retorno al poder, reconoció que “lo veo difícil porque hay un acuerdo previo entre los partidos tradicionales y sectores de poder”.

Calificó como “viernes negro” el día en que el Congreso lo enjuició y lo halló culpable de mal desempeño en sus funciones.

Gira por el interior.  Lugo adelantó que próximamente se dedicará a realizar giras por el interior, en busca del apoyo de la ciudadanía.

“Comenzaremos a salir a todos los lugares del país a explicar lo que ha pasado. En muchos lugares no llega la televisión, la prensa. Vamos a recorrer toda la geografía nacional a explicar lo que ha pasado ese viernes negro”, ratificó.

Se trata de un “ñemongueta guasu” (diálogo nacional), en la cual responderá a todas las preguntas que se le formulen sobre su salida del Ejecutivo, según explicó.

"Me propusieron que renuncie". Lugo igualmente confirmó que los obispos de Paraguay le pidieron que renuncie antes de que se concrete su destitución vía juicio político.

“Ellos me vinieron a proponer que yo renuncie y querían hacer un canje: si yo renunciaba, no me iban a imputar penalmente”, recordó.

Pese a su condición de ex obipso, consideró que los líderes religiosos “nos equivocamos” al hablar de política.

“Yo he dicho a los obispos que en la Iglesia somos sabios unos 2.000 años, pero cuando opinamos en proyectos políticos, nos equivocamos”, reafirmó.

Contactos con Chávez y Evo. Lugo señaló que luego de su destitución conversó con los presidentes Evo Morales, Hugo Chávez y “Pepe” Mujica, de Bolivia, Venezuela y Uruguay, respectivamente, a fin de obtener apoyo internacional.

Indicó además que contactó con las autoridades de Argentina y Brasil.

“Ellos conocen el proceso paraguayo y saben que aquellas elecciones del 2008 legitimaron la Presidencia de Lugo”, manifestó.

Inicialmente, Lugo había aceptado la decisión del Senado, de destituirlo, sin embargo, después después cambió radicalmente de postura y se refirió a sí mismo como "Presidente".