El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, dijo este martes en la ciudad de Concepción que tiene “esperanzas” de que el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) sea desbaratado en menos de 60 días por las Fuerzas de Tareas Conjuntas “Ko’ê Pyahu”.

Lugo reveló que ya se tienen identificados objetivos y lugares e instó a la ciudadanía a cooperar con policías y militares.

El presidente participó este martes por la tarde en una reunión informativa sobre el desarrollo de la misión conjunta entre policías y militares, ejecutada en el marco del estado de excepción.

El mandatario arribó a Concepción a las 14:30 en un avión y lo acompañaron, entre otros, el nuevo embajador de Estados Unidos en Paraguay, James H. Thessin, y los ministros del Interior, Carlos Filizzola, y de Defensa, Catalino Luis Roy Ortiz.

Así también, estuvieron el gobernador de San Pedro, José “Pakova” Ledesma, y el de Concepción, Emilio Pavón Doldán, y la cúpula de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional.

Lugo permaneció por casi dos horas en el regimiento “Sauce” y durante la reunión proyectaron una reseña histórica sobre las acciones del EPP desde su formación hasta el último gran golpe que perpetraron, el asesinato de dos suboficiales de la subcomisaría 10ª de Capitán Giménez.

Al concluir el encuentro, el Jefe de Estado dijo que notó una buena coordinación entre las fuerzas conjuntas, a diferencia del estado de excepción anterior, ya que “antes había inteligencia descentralizada y ahora hay inteligencia compartida; eso es un avance”, resaltó.

Lugo reveló que los militares y policías le informaron que la misión marcha bien y que incluso “se tienen identificados los lugares, las personas, los objetivos, y creemos también que esta vez, ojalá, en menos de 60 días podamos devolver la sensación y realidad de seguridad y tranquilidad a la población nacional”, sostuvo.

“Simples delincuentes”. El presidente fue consultado acerca de cómo califica al EPP: “nosotros hemos dicho que es un grupo criminal que utiliza métodos como la extorsión, secuestros, asesinatos para obtener fondos. Ellos se autodenominan guerrilleros revolucionarios, pero nosotros no creemos. Son simples delincuentes que usan la violencia para obtener sus objetivos”, aseguró.

En otro momento, respondió a quienes lo acusan de mantener vínculos con la banda de secuestradores y mencionó que “este gobierno nunca va a transar con delincuentes que están fuera de la ley, con nadie. Negamos rotundamente todo tipo de relación con delincuentes que deambulan por el país”, señaló.

Apoyo. “La presencia del embajador Thessin refleja el apoyo continuo del gobierno de los EE.UU. a la iniciativa zona norte del gobierno del Paraguay, un esfuerzo para mejorar la capacidad de ofrecer los servicios básicos para la salud y el bienestar, generar oportunidades económicas”, informó este martes la embajada de Norteamérica en un reporte de prensa.

“Abrió el paraguas”. Ante la posibilidad de un nuevo fracaso de las Fuerzas  Conjuntas en su misión de exterminar al grupo armado, el presidente Lugo ya “abrió el paraguas” y se excusó en que la organización criminal se formó ya hace varios años y pasó la responsabilidad al anterior gobierno, de Nicanor Duarte Frutos.

“Ellos (por el EPP) llevan 14 años. Tuvieron su origen, su desarrollo, su fortalecimiento, especialmente desde el año 2001 al año 2006, y a nosotros nos tocó la colita, los últimos tres años”, argumentó.

Finalmente, instó a la gente a ayudar a los policías y militares.