El presidente Fernando Lugo dijo la noche de este lunes que su gobierno hizo un verdadero milagro “en la política internacional, en lo energético, lo económico, social e institucional”. El país ahora es una verdadera maravilla, según manifestó.

“Sabemos que muchos de estos significativos logros molestarán a algunos que hubieran preferido que el lenguaje de la inclusión social no encuentre conjugación en tiempo presente ni en tiempo futuro”, manifestó el Jefe de Estado durante un discurso que pronunció anoche en el Parque Litoral que se encuentra frente a la bahía y donde está la antigua histórica entrada central del Palacio de López.

Lugo pronunció su alocución en el marco de un acto en el que antes y después de su intervención desfilaron humoristas, músicos y artistas de conjuntos folclóricos que interpretaron temas populares.

Asistentes. Además de funcionarios de diversas instituciones estatales, asistieron y se mostraron ante las cámaras de canales de TV y de otros medios, ministros del Poder Ejecutivo, altos funcionarios, legisladores oficialistas, algunos hurreros y profesionales del aplauso de actos públicos gubernamentales, según indicaron organizadores del evento.

Los “logros”. Al hablar de las maravillas de su gestión gubernamental, Lugo dijo haber hecho “200 logros” que están escritos en un boletín que se reparte gratuitamente a la gente.

Esos logros, esas maravillas, han sentido y comprobado los “compatriotas que antes no tenían hospitales equipados ni tenían salud gratuita”, expresó el Mandatario paraguayo al seguir afirmando que su gobierno también regaló la merienda y útiles escolares a los escolares en todo el país.

Sostuvo que también llegó la bonanza financiera a los paraguayos porque hoy miles de “compatriotas respiran económicamente mediante los planes integrados de apoyo social a través de Tekoporã y otros emprendimientos”.

Muchos paraguayos “vieron llegar el empedrado, el asfalto, observan patrulleras policiales donde nunca existieron, son asistidos en sus casas por las unidades de salud familiar” y “saben que ahora que sus familiares residentes en otras regiones del mundo podrán votar y elegir en las elecciones”, agregó el titular del Poder Ejecutivo.

Los paraguayos beneficiados con los programas sociales “no nos dejarán mentir, pero tampoco admitirán ser mentidos”, siguió afirmando Lugo al agregar que quienes recibieron los beneficios sociales “son los que decidirán cuándo terminará este cambio”.

Exigencia. Aprovechó la ocasión para advertir y exigir a sus ministros para trabajar con énfasis sobre los programas sociales durante el 2012, año que será netamente electoral.

“Exijo un énfasis rotundo en las políticas sociales”, manifestó el presidente al asegurar que “el mayor esfuerzo será invertido en cambiar el rostro de la indigencia y la marginación que heredamos por un proyecto de dignidad social que eche bases firmes para  los compañeros que asuman en el 2013”.

“La siesta y el recreo no existen en el proyecto del cambio; que tampoco exista ningún temor para enfrentar con valentía a los enemigos del nuevo Paraguay”, subrayó.