Montevideo. El nuevo secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, dijo este miércoles que esa organización debe un "mea culpa" sobre la expulsión de Cuba, en 1962, y una "reparación histórica" hacia la isla caribeña.

"Tenemos que empezar por un 'mea culpa' de la organización en cuanto a la suspensión de Cuba en su momento. Eso es muy claro, es algo que hirió y hiere todavía muchas sensibilidades", señaló Almagro a la radio local Oriental.

"Hiere mi sensibilidad hoy saber que Cuba fue expulsada de esta organización. Obviamente eso requiere comenzar los trabajos sobre esta base", agregó quien asumió el cargo la víspera en Washington.

La OEA aprobó el reingreso de Cuba pero este país aún no aceptó retornar.

Almagro señaló que hay una OEA de los años 60, 70 y 80 de "posicionamientos políticos que verdaderamente hirieron muy fuerte a algunos países de América Latina", y que golpearon "muy fuerte en nuestras dignidades como latinoamericanos".

No obstante, la gestión de su predecesor, el chileno José Miguel Insulza, "dio un paso muy fuerte en cuanto a reposicionar la OEA con mucha más dignidad y mucha más ecuanimidad en los temas políticos del continente".

Para el ex canciller uruguayo, ese trabajo de Insulza "amerita ser continuado" para "poder hacer desde la OEA una nueva dimensión política cada vez más fuerte y cada vez más funcional a intereses específicos que tenemos para nuestros proyectos".